02 de Dic de 2022

Nacional

Urgencia para el Aquilino Tejeira

COCLÉ. En el interior, los campesinos llaman a los médicos “matasano”, al señalar que quienes acuden a un hospital en busca de salud, r...

COCLÉ. En el interior, los campesinos llaman a los médicos “matasano”, al señalar que quienes acuden a un hospital en busca de salud, retornan a sus casas “o más enfermos o en un cajón”.

Esa fue la opinión de algunos de los pacientes que se encontraban en una larga fila en el hospital Aquilino Tejeira, de Penonomé en busca de atención.

María Magallón, quien estaba en una larga fila en busca de una cita, dijo “por eso es que en los campos muchos ciudadanos se resisten a acudir a un hospital y prefieren a los curanderos”.

Magallón madrugó para conseguir un cupo y eran las 11 de la mañana y no había señal de atención, la fila no se movía, nadie atendía la ventanilla.

Los pacientes califican las atenciones de la sala de urgencias del hospital Aquilino Tejeira “como pésima” y que las autoridades de salud deben prestarle atención a este problema.

En el Aquilino Tejeira se atienden personas de toda la región coclesana, especialmente de La Pintada, Antón y Penonomé.

En urgencias la espera mínima para recibir atención es de dos horas, mientras el paciente se queja de dolor, ardor o fiebre debe esperar “un filtro” para ver si lo que tiene requiere de urgencias, de no ser así lo envían a un centro de salud.

Los ediles de Antón denunciaron recientemente ante el Consejo Provincial de Coclé la mala atención que se está dando en el hospital Aquilino Tejeira de Penonomé, donde según los representantes “prevalece la mejor atención para aquellos pacientes de mejores recursos económicos, mientras que a los pobres se les deja de último”.

El Dr. Francisco Navarro, director médico de la Dirección Regional de Coclé indicó que cualquier queja de un médico pueden hacerlo por escrito y llevarlo a su despacho para realizar las investigaciones del caso. Además el trato de un médico es percepción de la persona. Las demoras en las atenciones de sala de urgencias determinó que muchos casos no son realmente urgentes.