Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Nacional

El turno de la comarca

Panamá es uno de los países donde las mujeres han incursionado en posiciones que inicialmente eran ocupadas por los varones.

Panamá es uno de los países donde las mujeres han incursionado en posiciones que inicialmente eran ocupadas por los varones.

La política no es la excepción. En el año 1999, Mireya Moscoso se convirtió en la primera mujer en llegar a la Presidencia de la República de Panamá.

En tanto, el Órgano Legislativo fue presidido en 1994 por Balbina Herrera, cargo que hasta esa fecha sólo había sido desempeñado por personalidades del género masculino.

Ahora la líder política indígena Gertrudis Sire también es una de las aspirantes a la silla presidencial de las comarcas.

El interés de las mujeres en ir ganando nuevos espacios, también se ha ido dejando ver en aquellas culturas donde generalmente la figura del varón ha sido la predominante y en las que, además, ha imperado un marcado machismo, barrera que las mujeres están dispuestas a enfrentar.

Ese es el caso de Gertrudis Sire, quien a sus 52 años quiere convertirse en la primera cacique general de la Comarca Ngöbe-Buglé, pero primero tendrá que vencer a otros cincos candidatos, varones, que también han anunciado su interés en llegar a esta posición.

APORTE

La dirigente indígena considera que tiene derecho a participar en este proceso que se lleva a cabo a lo interno del área comarcal.

Sostiene que su principal carta de presentación son las gestiones que ha realizado para el desarrollo social de la comarca, pese a las limitaciones socioeconómicas.

Y es que Sire, entre otras posiciones, se ha desempeñado en los últimos años como presidenta de la Asociación de Mujeres Ngöbe Buglé (Asmung). De hecho recientemente recibió de manos del embajador de Japón, Makoto Misawa un cheque por 66 mil 587 dólares, para el proyecto de mejoramiento de la asistencia médica a los indígenas de la comarca. Ahora dejó el cargo para hacerle frente a sus nuevas aspiraciones.

Sire tiene una trayectoria de trabajo en la comarca, y al parecer le gusta romper paradigmas. En 1984 fue la primera concejal en la Comarca Ngöbe-Buglé, además fue corregidora y presidenta de varias organizaciones.

Indica que uno de los objetivos de su postulación, es motivar a las mujeres ngöbes para que se involucren en la búsqueda de soluciones a la problemáticas que enfrentan los indígenas.

“Yo quiero participar para que mis compañeras en un futuro, también participen”, sostuvo. Sigue diciendo que producto de las ideas que viene impulsando, actualmente, tanto en el área de Nedrini y Kodrí, hay cerca de siete mujeres representantes. Queremos propiciar la participación efectiva y positiva de la mujer en la política, añade.

PROPUESTAS

Una de sus aspiraciones al ser electa como cacique, sería trabajar y realizar gestiones para que las mujeres indígenas puedan superarse a través de la educación.

Reconoce además que la migración de los indígenas hacia otros puntos fuera de la comarca, es uno de los grandes problemas sociales que deben enfrentar tanto las autoridades comarcales, como las nacionales. Señala que este fenómeno obedece en gran parte a factores socioeconómicos y culturales.

LAS ELECCIONES

La elección se tiene programada para el próximo dos de agosto.

Las mesas estarán ubicadas en los diversos corregimientos de la comarca y alrededor de 65 mil indígenas podrán ejercer el derecho al voto.

Ya el Congreso General ha designado la comisión que se encargará de organizar las elecciones.

Según se ha estipulado las personas deben presentarse a sus respectivos centros de votación con cédula en mano. En esta elección, los ngöbes utilizarán el padrón suministrado por el Tribunal Electoral.

UNA MUJER DE FAMILIA

Sire, quien nació el 28 de diciembre de 1956, asegura que una de las satisfacciones más grandes como dirigente indígena, son los logros familiares obtenidos. Madre de ocho hijos, de los cuales seis ya se han preparado profesionalmente.

Asegura que “el buen líder es el que se ocupa de su familia”.

“Creo que el soporte de un liderazgo en la sociedad es la familia”, sentenció.

LIDERAZGO

La directora del Ministerio de Desarrollo Social en la provincia de Chiriquí, Gloria Rivera, señaló que conoce a Gertrudis Sire, desde hace 20 años. Cataloga el trabajo comunitario que ha venido desarrollando esta dirigente indígena como excelente.

Indica que con ella se iniciaron las gestiones para crear la Asociación de Mujeres Ngöbe, organización que ha tenido desde sus inicios el objetivo de mejorar la condición social y económica de sus integrantes. Bajo su presidencia se elaboraron los estatutos de la organización.

Rivera recuerda que eran tiempos difíciles, ya que era la primera agrupación de este tipo que se pretendía formar en esta comarca.

“En ese entonces, los hombres no dejaban ir a las mujeres a reuniones, por lo que teníamos que ir a pedirles permiso”, comenta.

En esta trinchera fue reelegida en varias ocasiones, evidencia que se ganó el respeto y admiración de las demás mujeres, quienes vieron su interés de sacar la organización adelante.

Para la funcionaria, este liderazgo ha sido producto de sacrificio y esfuerzo de esta mujer de cuna humilde. Rivera no duda al señalar que desde el punto de vista de la mujer ngöbe ella ha sido un ejemplo de superación. Quienes la conocen aseguran que es comunicativa, decidida, pero también muy analítica. Tiene un gran apego a sus raíces, ya que ella ha tenido la oportunidad de irse de la comarca y no lo ha hecho, indicó Rivera.

Gertrudis es una mujer de fortaleza y liderazgo inquebrantable, características que la han llevado a participar en algunos encuentros en Centro, Suramérica y Canadá, agrega. Sire marca un antes y un después en la comarca.