Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Nacional

Seguridad al mínimo nivel

PANAMÁ. El presidente Martín Torrijos tuvo ayer un mal día, uno de sus más cercanos colaboradores murió, víctima de la violencia y la i...

PANAMÁ. El presidente Martín Torrijos tuvo ayer un mal día, uno de sus más cercanos colaboradores murió, víctima de la violencia y la inseguridad ciudadana.

Se trata de Anel Omar Rodríguez, quien dirigía el Instituto Nacional de Cultura (INAC), y quien mantenía una cercana relación con el mandatario, desde la infancia.

Rodríguez falleció víctima del fuego cruzado, cuando una banda de delincuentes intentaba robar un transporte blindado en el edificio de la Lotería Nacional.

El crimen deja un sabor de impotencia en la población y revela que los delincuentes parecen haber cruzado la última barrera y perdieron el respeto a la autoridad.

Es la avanzada final de una escalada que viene en aumento desde hace al menos dos años. Francisco Justiniani, fue comisionado en la Policía Nacional hasta mediados del 2005 y tiene una visión integral del tema. “Es un problema que llega porque hemos reforzado más lo negativo que lo positivo”, argumenta.

Justiniani advierte que el problema es más de percepción que de estadísticas, “hay capturas, pero los delincuentes sienten que no hay control”.

Para él la situación empezó a tomar un mal camino cuando el tema de la seguridad comenzó a ser una cuestión para el debate político. “Para atacar al gobierno se empezó a enfatizar los golpes del crimen y así a crear la sensación de que no había control”, dice Justiniani.

La situación, sin embargo, aún no está perdida. Al menos eso piensa Justiniani. “Estamos en un nivel donde se hace necesario mano dura. Tarde o temprano habrá que tomar esa decisión”, confiesa.

“En los tiempos de Mireya funcionó”, explica el ex jefe policial “Los ladrones sienten que no hay contemplaciones que la policía está en la calle”.

Mientras andar por las calles ya no será lo mismo, al menos para Marina Sánchez, de 45 años, una mujer que estuvo a solo metros de los disparos, “nunca había estado en medio de un tiroteo, iba a tomar un taxi y de repente empezó la balacera”.