Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Nacional

Un Señor milagroso pero sin limosnas

VERAGUAS. En el silencio espiritual que se respira en las Iglesias los delincuentes, o quien haya sido, sacaron uno a uno los billetes ...

VERAGUAS. En el silencio espiritual que se respira en las Iglesias los delincuentes, o quien haya sido, sacaron uno a uno los billetes de distintas denominaciones que estaban en la alcancía de las ofrendas al Señor de Los Milagros en el distrito de La Mesa.

No hicieron magia, sólo usaron un alambre de cobre y pegamento en la punta para atrapar los dólares impregnados de plegarias.

Es la segunda vez que el Cristo pegado a la pared es despojado de las limosnas que depositan humildes fieles por cumplirle sus oraciones y solicitudes de milagros.

Las manos amigas de lo ajeno prefirieron no llevarse los huevos de la gallina con todo nido en esta ocasión, pues dejaron la alcancía sin signos de violencia para que vuelva a llenarse.. de verdes peticiones milagrosas con caras de Washington, Lincoln, Jackson y quien sabe si hasta de Benjamín Franklin.

Según Eudoro González, el cura párroco, es difícil precisar cuánto se llevaron. La cajita, al lado de la imagen milagrosa, solamente es abierta una vez al año, durante el mes de mayo.

Hasta ahora no hay ni un sospechoso, a pesar que Policía Nacional en Veraguas conjuntamente a la Personería Municipal de La Mesa realizaron una serie de allanamientos.

González se queja de la impunidad. Cuando se atrapa a un sospechoso no pasa nada.

“Para la gente significa que se puede seguir robándole a la Iglesia”, sostiene.

A la protesta se suman también hombres residentes de La Mesa, muy pensativos. ¿Será gato de casa? No disimulan su preocupación por lo ocurrido. Algunos se quitan el sombrero y se rascan la cabeza. Ya no hay respeto ni por las cosas de Dios, dicen. Las doñitas optan por hacer rápido la señal de la cruz y arrodillarse a rezar en la sacristía. Los niños y niñas sonríen inocentes, pero conscientes asienten cuando se les pregunta si saben lo que ha pasado. Le robaron otra vez la limosna al Señor.

Dicen que pueblo chico el infierno es grande, por eso, en la Iglesia de La Mesa, las plegarias de ahora en adelante se harán con los ojos abiertos.. Por cualquier cosa.