Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Nacional

Nasos denuncian atropellos

BOCAS DEL TORO. Durante los últimos tres días, los moradores de comunidades indígenas Naso de San San, San San Druy y San San Tigra han...

BOCAS DEL TORO. Durante los últimos tres días, los moradores de comunidades indígenas Naso de San San, San San Druy y San San Tigra han estado sitiados por efectivos de la Policía Nacional bajo el mando de la corregidora del Teribe, Aracelys Sánchez.

El desalojo forzoso comenzó el lunes pasado a tempranas horas en la comunidad de San San Druy, según denunciaron. Aunque la Policía entró al área con la supuesta intención de realizar un desalojo a favor de la empresa Ganadera Bocas, todavía resulta inexplicable la razón por la cual los policías se ha quedado acampando en el área.

Han establecido retenes policiales en el paso peatonal que conduce a la comunidad para obstaculizar el libre tránsito de las personas. Uno de los afectados y vocero de la comunidad, Luis Gamarra expresó: “nos sentimos rehenes en nuestra propia tierra, castigados sin haber cometido un delito, sólo porque continuamos reclamando nuestras tierras y exigiendo la definición de una comarca para el Pueblo Naso”.

Durante el desalojo, varios niños y niñas tuvieron que ser llevados a urgencias en horas de la madrugada del martes por intoxicación, producto de los gases lacrimógenos lanzados a las viviendas tradicionales de familias Naso, quienes permanecían dentro resistiendo las acciones policiales.

La única casa tradicional que se mantiene en pie es el Centro de la Cultura Naso, obra que estaba por inaugurarse el próximo 10 de mayo y que fue tomado por la policía como refugio y garita de vigilancia. En horas de la tarde de ayer las máquinas entraron a la comunidad de San San a continuar con la tarea de dejar a más familias Naso sin hogar.

Las personas de las comunidades se mantienen acampando en los terrenos donde estaban ubicadas sus casas, e hicieron una olla común a orillas del río y están tratando de rescatar algunas pertenencias.

En lo que era la casa de “Lucho” Gamarra, investigador del Centro de la Cultura Naso, habían valiosos documentos y artículos de la cultura de su pueblo que durante varios meses estuvo preparando, con motivo de los talleres y exhibiciones que iban a realizar las 11 comunidades Naso, en el mes de mayo y junio.

No se obtuvo una versión de por parte de las autoridades sobre este conflicto territorial.