Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Nacional

‘Quien a hierro mata, a hierro muere’

PANAMÁ. Omar Córdoba Hurtado, conocido con el alias de “Caña” o el “decapitador” de Coiba, murió en su ley.

PANAMÁ. Omar Córdoba Hurtado, conocido con el alias de “Caña” o el “decapitador” de Coiba, murió en su ley.

Dos disparos, uno en la frente y otro en el tórax, acabaron con la vida de este peligroso antisocial que se encontraba detenido en el centro penitenciario de La Joyita, desde hace poco más de un mes.

Córdoba Hurtado había regresado a la cárcel por tercera vez, a pagar una condena por homicidio, tras el sonado caso de los decapitadores de Coiba, ocurrido hace 12 años y estaba sindicado por el delito contra la administración por dos evasiones, una ocurrida en la clínica Yee de la avenida Ricardo J. Alfaro el 3 de octubre del 2008 y la otra en la sede de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) de San Miguelito, el 24 de diciembre del mismo año.

El sujeto fue recapturado el 15 de diciembre del 2008, tras el intento de robo al almacén Vako de Villa Lucre, pero se fugó y fue nuevamente puesto a buen recaudo dos meses después, tras ser sindicado en el robo del Banco General de Juan Díaz, donde sujetos armados simularon ser policías, usando uniformes y un vehículo “disfrazado” como los de la institución de seguridad pública.

El atentado contra la vida de Córdoba sucedió a las 11:30 p.m. del viernes 3, en el Pabellón 13 del centro penitenciario La Joyita, en donde también resultó herido Hipólito Ávila, sindicado por hurto y quien se encuentra en condición estable en el Hospital Santo Tomás.

Al lugar se presentaron unidades de la Policía Nacional para controlar la situación y trasladaron a los heridos al hospital de Chepo, donde se dictaminó la muerte del “decapitador”, a consecuencia de los disparos.

Un arma de fuego calibre 38 cañón corto, así como 12 municiones calibre 22 y un pedazo de segueta, fueron requisados preliminarmente por la Policía Nacional en el centro penitenciario, y continúan las investigaciones.