23 de Feb de 2020

Nacional

Manual antidesastres

PANAMÁ. La experincia que ha habido en Panamá cuando hay desastres naturales y envían ayuda internacional es de descoordinación: a unos...

PANAMÁ. La experincia que ha habido en Panamá cuando hay desastres naturales y envían ayuda internacional es de descoordinación: a unos les llega rápido y a otros les tarda. Esta situación podría cambiar con el Manual de Procedimiento en caso de desastres, que ayer fue presentado en la Cancillería.

Mediante la firma de la Declaración de Guatemala II, los países centroamericanos crearon la plataforma estratégica para reducir la vulnerabilidad y los desastres en Centroamérica, que forma parte del proceso de transformación y desarrollo sostenible de la región para el próximo milenio.

Esto incluía medidas de prevención y mitigación de daños, así como acciones de preparación y gestión de emergencias, prestándole más atención a los grupos y sectores más vulnerables de la sociedad.

El vicecanciller de la República, Ricardo Durán, dijo que este manual es una herramienta para promover acciones coordinadas con las autoridades, el cuerpo diplomático y organizaciones internacionales, para ayudar a reducir la vulnerabilidad de emergencia de forma “oportuna, eficiente y apropiada”.

El documento es un instrumento dirigido a promover un marco de acciones concretas para la coordinación de la asistencia humanitaria y la cooperación a lo interno del país y con los organismos internacionales.

Las disposiciones constitucionales y legales permiten al Ministerio de Relaciones Exteriores, crear políticas y coordinar la ayuda que garantice la entrada, tránsito y salida de materiales o elementos de socorro, protocolos de cooperación y asistencia humanitaria, a fin de garantizar su celeridad.

Entre tanto, el director del Sistema Nacional de protección Civil (Sinaproc), Francisco Sucre, explicó que lo que se plantea en el manual se hacía, pero no había nada por escrito que fundamentara cómo se tenía que hacer determinada cosa.

Según el manual, la asistencia humanitaria debe ser solicitada por los canales oficiales de la Cancillería. “Ningún país enviará asistencia sin este requisito, el cual se debe dar, para garantizar la eficacia.

La asistencia que se reciba se hará bajo la modalidad de donaciones no reembolsables.

En caso de que haya donaciones en efectivo, cada representación diplomática o consular podrá abrir una cuenta bancaria en el país sede. La cuenta deberá tener como nombre de referencia el evento ocurrido.

La fiscalización de la cuenta bancaria que se abra, será realizada por la Contraloría de la República.