Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Nacional

Tragedia aérea, un año después

PANAMÁ. El martes pasado, el Consejo de Gabinete autorizó al Ministerio de Economía para que gestione los fondos necesarios para el apo...

PANAMÁ. El martes pasado, el Consejo de Gabinete autorizó al Ministerio de Economía para que gestione los fondos necesarios para el apoyo económico, hasta por un monto total de $2,500. 000. 00 para indemnizar a las familias de las víctimas panameñas en la tragedia del SAN-100.

Para los efectos del cálculo del monto individual, el Estado contratará a un profesional especializado en la materia actuarial, quien determinará, mediante bases científicas y financieras, la suma que corresponda a cada uno de los sobrevivientes.

Tras un año del accidente aéreo, las familias de las víctimas en Panamá se mantenían en incertidumbre. El esposo de la comisionada María de Celis (q.e.p.d.), Luis Celis y los abogados Rolando Candanedo (padre e hijo), quienes además representan a las familias del comisionado Gerardo Polanco y Calixto Cedeño, habían dado plazo hasta hoy a las 12 mediodía para que el Estado se pronunciara antes de llegar a una demanda.

Y es que el dolor por la pérdida de estos panameños aún no se ha borrado en cada familia. La señora Fulvia Jiménez de Polanco, madre el comisionado Polanco, guarda incluso, la esperanza de volver a ver algún día a su hijo. “Hoy es como si fuera el primer día después que ocurrió la tragedia, pues no me repongo de la pérdida de mi hijo, a quien nunca vi enfermo, ni en el ataúd después de muerto y ahora me hace mucha falta”, expresó con lágrimas en sus ojos.

Mientras preparaba los recordatorios para la misa del primer aniversario de muerte de su hijo, que se realizará hoy en la Catedral Santiago Apóstol, aclara que a pesar de todo lo que se ha hablado sobre las causas de esta tragedia, ni ella ni su familia culpan a nadie. “Cuando alguien muere es porque Dios quiere que sea así”.

Lo que más le duele es que las autoridades hayan calificado que todo se debió a “un error humano del piloto”, pues “él está muerto y no tiene cómo defenderse”.

Su dolor la llevó hace un tiempo a visitar a Ernaldo Carrasco, el copiloto sobreviviente, pero este dijo que no recuerda nada de lo ocurrido y que en aquel momento creyó que todos habían quedado vivos como él. Es lo más reciente que se sabe de Carrasco. Aparentemente está ahora en el extranjero, según versiones de familiares.