Temas Especiales

08 de May de 2021

Nacional

Estacionamientos en crisis

PANAMÁ. En diciembre del año 2005 el gobierno que está por terminar su período de gestión aprobó a través de la Asamblea de Diputados e...

PANAMÁ. En diciembre del año 2005 el gobierno que está por terminar su período de gestión aprobó a través de la Asamblea de Diputados el proyecto de Ley 164 de Ordenamiento Territorial para el Desarrollo Urbano, que se supone sería como una espada justiciera que acabaría con el desorden urbanístico, principalmente en el centro de la capital.

El escenario en aquel momento: sectores como San Francisco, Bella Vista, La Cresta, Obarrio, Paitilla, La Exposición, Calidonia, Santa Ana, Calle 50 y el área bancaria mostraban una acelerada explotación en medio de la construcción de edificaciones ambiciosas. Terrenos con capacidad estimada para albergar máximo unas mil personas, fueron ocupados con edificios para casi tres mil cuerpos de carne y hueso.

De la mano con todo este crecimiento también creció el número de automóviles, los cuales igualmente ocupan espacio físico importante.

Para dar ejemplo de este boom inmobiliario, en el año 2005 los permisos de construcción en la ciudad alcanzaron los 900 millones de dólares y para el 2006, nada más los proyectos de inversión privada, se cifraron en tres mil 500 millones de dólares.

Hoy, a casi cuatro años de la aprobación de la Ley de Urbanismo, la ciudad es un tumor que sigue hinchándose cada vez más sin espacio. Y a donde quiera que se va, no hay estacionamientos. Donde sea hay automóviles estacionados en líneas amarillas, frente a las señales de “No Estacione”, sobre las aceras y las isletas, y en los laterales de calles estrechas.

El caos es parte de lo que se hace desde décadas atrás con un solo pretexto: “el desarrollo económico”, es lo que ha dicho desde hace años el arquitecto y urbanista Álvaro Uribe, en cuanto al desorden en el desarrollo urbano.

“La falta de estacionamientos surge por el exceso de automóviles y esto se debe a que no tenemos un sistema de transporte eficiente y el ciudadano se ve obligado a adquirir un auto”, dice por su parte el director de Desarrollo Urbano del Ministerio de Vivienda (MIVI), José Batista. Pero aclara que muchos de los edificios cumplen con la normativa existente, “otra cosa es que no estemos de acuerdo con la normativa”.

Batista explicó que cada sector puede ser distinto en cuanto a las normas. En San Francisco la normativa que data del 2003 es más estricta. Cualquier edificio comercial que se construya en ese corregimiento, debe tener un estacionamiento por cada 25 metros cuadrados. En cambio en el resto de la ciudad la normativa es de un estacionamiento por cada 60 metros cuadrados. Así es la ley, que si no estamos de acuerdo con esta, pues hay que unificar los criterios”, agregó.

Según el director de Desarrollo Urbano en Panamá no existe un desorden urbanístico. Sin embargo, ante la diferencia de criterios reconoce “que se debe procurar es cambiar todas aquellas cosas que están mal y llevarlas al escenario más favorable”.

Hay que hacer un estudio de todas las nomenclaturas y de las normativas del país. Batista advierte que el proceso de implementar nuevos criterios le corresponderá al nuevo gobierno y quizá le tome los cinco años para hacerlo.

FLOTA DE AUTOS

De acuerdo con estadísticas oficiales, hasta abril de este año, en Panamá el número registro vehicular alcanza un total de 756 mil 19 autos.

Durante el primer trimestre de 2009 se vendieron 8 mil 953 vehículos nuevos. No obstante, en el 2008 la venta fue de 43 mil 230 autos, superior a la que se obtuvo en el año anterior 2007, cuya venta se cifró 41 mil 375 rodantes.

DEMANDA Y NECESIDAD

José Batista, como director de Desarrollo Urbano, sostuvo que la gente tiene más carros de los que necesita. Hay casas donde hay cuatro carros. En el caso de los espacios subutilizados, hay muchos estacionamientos que no se usan por las noches, lo que causa que de repente en las calles haya una cantidad de autos mal parados, porque no hay estacionamientos adicionales para que los puedan ocupar. El funcionario recomienda ser creativos en eso, los estacionamientos públicos o comerciales que en la noche están desocupados pueden ser utilizados como negocio alternativo que beneficie a quienes en sus casas no tienen espacio. En El Cangrejo hace 40 años se estableció un parking por residencia. Ahora se exigen dos y a veces no son suficiente.