Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Nacional

Alta oportunidad de llegar a la meta

PANAMÁ. Panamá se encuentra entre los cuatro países latinoamericanos con mejores perspectivas de alcanzar los objetivos del milenio, de...

PANAMÁ. Panamá se encuentra entre los cuatro países latinoamericanos con mejores perspectivas de alcanzar los objetivos del milenio, destacó el Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas en este país, José Eguren, ayer durante la presentación del Tercer Informe panameño sobre los avances hacia los objetivos de desarrollo del milenio, compromiso suscrito entre 192 Estados que deberá cumplirse el año 2015.

Sin embargo, a juicio del representante de la ONU, todavía “hay áreas difíciles en las que es preciso hacer más, como en mortalidad materno infantil y VIH/sida”.

Según el informe presentado por la ministra de Desarrollo Social, María Roquebert, de 1997 a 2008 se ha reducido el porcentaje de personas viviendo en pobreza extrema, del 19.66% al 12.63% “lo cual sitúa al país en condiciones de alcanzar el 9% fijado como meta para 2015”. Pese a estos optimistas datos, unos 200 mil panameños todavía tienen un acceso irregular al servicio de agua potable, lo cual es un síntoma de pobreza.

El informe recomienda “políticas económicas que permitan el incremento del empleo, mejora de la productividad y reducción en el costo de los alimentos y bienes esenciales”.

En la tarea de lograr la enseñanza primaria universal Panamá se encuentra bien encaminada, según el informe, al haber alcanzado una matrícula en este nivel de casi el 100% frente al 91.5% en 1990.

La tasa de matrícula en las áreas indígenas se mantiene en 90.7% aunque en el año 2000 era solo del 76%.

El informe nada dice de todos los estudiantes que no han podido empezar el primer bimestre o lo realizan de manera irregular, debido a la falta de infraestructura.

En igualdad de género se menciona que persiste la discriminación hacia la mujer en el mercado laboral “debido a que en el imaginario social colectivo, los hombres son los proveedores y las mujeres deben dedicarse al cuidado de la familia” y que aún hay una brecha entre la realidad y la legislación sobre la presencia femenina en los partidos y en el sistema electoral. De hecho en la Asamblea Legislativa elegida en 2004 solo un 15.4% correspondía a mujeres.

En el tema de las tasas de mortalidad infantil en las comarcas indígenas el informe señala que, si la tendencia se mantiene “es probable que la meta no se alcance”. La recomendación es mejorar las condiciones de vida en estas poblaciones que son las más vulnerables.

La mortalidad materna se concentra en áreas indígenas por lo cual es importante garantizar el acceso a servicios básicos, la vinculación a procesos educativos y la implementación del proceso formativo en materia de educación sexual desde la preadolescencia.

En cuanto a la lucha contra el sida, malaria y otras epidemias se ha establecido que para frenarlas son necesarias más coordinación institucional y más educación.

Los datos disponibles sitúan a Panamá como el tercer país en prevalencia (en Centroamérica) entre hombres de 15 a 49 años, por eso el informe anima a buscar un cambio drástico en los comportamientos sexuales de riesgo.

La ministra de Salud, Rosario Turner dijo al respecto que pese a que Panamá es el tercer país en prevalencia de sida en la región, con 750 casos por año, se ha incrementado el presupuesto para luchar contra esta enfermedad a 23 millones de dólares y actualmente 1,600 pacientes reciben gratuitamente la triple terapia.

Respecto a la sostenibilidad del medio ambiente señala el informe que se ha avanzado significativamente en el desarrollo de una legislación adecuada, pero hace falta mejorar la implementación de la normativa, el control y la adopción de modelos de producción ambientalmente sostenibles y consolidar la institucionalidad.

En el acto participaron también el presidente Martín Torrijos, la primera dama Vivian de Torrijos, el ministro de Educación Salvador Rodríguez, la directora de la Autoridad Nacional del Ambiente, Ligia Castro y la esposa del presidente electo, Marta de Martinelli.