Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Nacional

La ciudad penetrada

PANAMÁ. Si los servidores que almacenan los sitios web de todo el mundo en la Ciudad del Saber colapsaran, se sufriría una gran pérdida...

PANAMÁ. Si los servidores que almacenan los sitios web de todo el mundo en la Ciudad del Saber colapsaran, se sufriría una gran pérdida. Pero este daño no sería sólo para las ciencias tecnológicas, sino también para la industria porno.

“Panamá se ha convertido en la capital mundial del porno en línea”, asegura Marcelino Aguilar, fiscal primero de Circuito en Delitos Sexuales. Lo peor es que hay serios indicios de que algunas de estas páginas tienen su centro de operaciones en la Ciudad del Saber.

La Ciudad del Saber, creada en 1995, tiene como su principal objetivo la promoción y establecimiento de centros de investigación e innovación en el campo científico, tecnológico, humanístico y cultural, de transferencia de conocimientos para su uso en actividades productivas (parques tecnológicos) y de programas, procurando niveles de excelencia en cada rama de actividad.

Formar parte de la Ciudad del Saber conlleva una amplia gama de beneficios para que las operaciones de las empresas sean eficientes. Entre esos beneficios están: incentivos fiscales y migratorios, acceso a los principales centros de educación superior e investigación científica del país, acceso a la Cuenca del Canal de Panamá, y un laboratorio vivo para la investigación científica y la innovación tecnológica en la gestión de ecosistemas del país, entre otros beneficios.

Pero todo indica que el objetivo primordial de la apertura de este lugar fue alterado, pues como se pudo constatar, en este sitio funcionan empresas que ofrecen el servicio de alojamiento web o web hosting a la industria del porno mundial.

El fiscal Aguilar ya había advertido sobre el tema. En conversación con La Estrella aseguró que durante un seminario realizado en Argentina sobre pornografía, expertos de Brasil dijeron "que Panamá es el país que tiene más sitios de pornografía de América Latina".

LOS SERVICIOS QUE OFRECEN

Documentos a los que tuvo acceso La Estrella contienen una serie de correos electrónicos en los cuales Raúl Herrera, entonces gerente de Cuenta de Telecarrier, ofrece los servicios de alojamiento en la web a un representante de una empresa de pornografía en línea el cual, al parecer, termina siendo su cliente.

En dicho cruce de mensajes, Herrera dice que en su compañía "tienen experiencia de entre 3 y 4 años brindando este servicio a la industria de adultos". Como ventajas de negociar con Telecarrier, Herrera menciona que "nuestra situación legal en la Cuidad del Saber no podría ser mejor. Primero, porque TCI (Telecarrier) es la compañía más grande en el área y de la que (en la Ciudad del Saber) reciben más dinero". Y adicionalmente porque —por las condiciones especiales de las compañías ubicadas en esa zona— pueden ayudarlos a traer equipo con exención de impuestos, si los registran a nombre de Telecarrier. “Por eso es que los $500 mil en equipos debe ponerlos a nuestro nombre”, advierte. “No tenemos problema en darles una carta en la que acordemos devolverles el equipo, pero tiene que ser sin el conocimiento de la Ciudad del Saber”, insiste.

Aunque Telecarrier acepta que Herrera trabajaba para ellos, aclara que ya no forma parte de la compañía. Carlos Escobar, gerente general de Telecarrier, en conversación con La Estrella , manifestó que Herrera “se desvinculó de la compañía por acuerdo mutuo desde hace año y medio". Ante la pregunta de si su retiro tenía relación con este asunto u otro similar, insistió en que no podía dar detalles sobre los motivos de su salida. "Como no tengo más información que la que usted me da, no puedo asegurarle que el servicio que Herrera ofrecía era a título personal”, dijo Escobar, quien insistió en que “solamente hacemos negocios con empresas que sean legalmente constituidas, tengan las habilitaciones correspondientes por parte del Estado y las condiciones necesarias para poder operar dentro de Panamá".

Agregó que Telecarrier no ofrece el servicio de web hosting (alojamiento en la web), aunque tiene algunos clientes puntuales, entre ellos una empresa de recursos humanos. “Ese no es nuestro negocio. Nuestro negocio es alquilar los racks " (muebles donde se aloja equipo informático).

En cuanto a la capacidad que tiene Telecarrier de monitorear la información que pasa por sus servidores, Escobar aseveró que "nosotros no tenemos acceso a la información que nuestros clientes almacenan. Dependemos de la denuncia ciudadana. En caso de recibir alguna, como sucedió hace dos años, cortamos el servicio de inmediato y transferimos la denuncia a las autoridades competentes”, puntualizó Escobar. En el caso que mencionó, reconoció, sin embargo, que las autoridades pudieron hacer muy poco.

El problema, según Aguilar, es que Panamá no cuenta con expertos que puedan detectar la pornografía en internet. Sin embargo, indica que a consecuencia de investigaciones la Fiscalía de Circuito de Delitos Sexuales ha llevado a juicio cuatro importantes casos, desmantelando redes de pornógrafos. En Panamá no hay leyes contra la pornografía de adultos, pero la pornografía infantil sí está penalizada.