Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Nacional

Martinelli: llega el final de la espera

PANAMÁ. ¿Qué es lo primero que va a ser hoy? “¡Levantarme!. . ”, contestó a La Estrella un risueño Ricardo Martinelli.

PANAMÁ. ¿Qué es lo primero que va a ser hoy? “¡Levantarme!. . ”, contestó a La Estrella un risueño Ricardo Martinelli.

El dueño de los supermercados 99 está por vivir el momento que esperó por más de cinco años. Hoy, será juramentado como el nuevo presidente de Panamá, a los 57 años y un desafío complejo por delante: la demanda del cambio se hará sentir desde el primer día.

La Nación entera estará a la expectativa de sus primeras palabras. Consciente de esta situación, Martinelli y su equipo más cercano han decidido entregar una discurso al país que quede grabado en los libros de historia.

Intentarán ser palabras dichas no desde la política sino desde la experiencia individual. Buscará descubrir en su historia los colores que pintan su visión y sus anhelos.

Y no sólo eso. Harán hincapié en describir el proyecto social que intentarán impulsar y, sobre todo, dejar en claro algunos métodos de conducción que, según ellos describen, será la autopista para el cambio.

En su intervención, Martinelli se enfocará también sobre su proyección regional especialmente en momentos de crisis política.

AFUERA

Edwin Cabrera, analista político asegura que además de los retos nacionales que tendrá que encarar, Martinelli llega al poder con un escenario movido tanto en el plano nacional como el internacional. “Su gobierno estará a prueba de inmediato. El equipo de gobierno tendrá que demostrar su capacidad de reacción”.

Cabrera agrega que Martinelli deberá enfrentar el discurso político e ideológico de los presidentes Chávez, Correa y Morales. “Su discurso y forma de pensar no coincide con el de los líderes de izquierda”.

Un planteamiento que comparte el también analista Renato Pereira. “El plano internacional es un asunto delicado, por la deposición del presidente de Honduras y la obligación de ratificar el TPC con Estados Unidos”.

Sin embargo, para Pereira, el nuevo presidente gozará de una especie de blindaje que le garantizará una buena imagen por algún tiempo. “Martinelli está inmerso en una especie de “estado de gracia”. No importa lo que haga. Las personas le seguirán creyendo y lo apoyarán por un largo rato”.

ILUMINANDO EL CAMINO

Un día antes de sentarse en la silla presidencial. Martinelli junto a familiares y equipo de gobierno, participaron en una misa de Acción de Gracias en la Iglesia del Carmen.

“Es muy importante darle gracias a Dios y a eso vinimos”, dijo Martinelli mientras entraba al templo.

Durante la ceremonia su rostro reflejaba la tensión propia de la ebullición de la alegría en medio de un país que necesita y pide reformas a gritos.

Atentamente escuchaba el sermón de monseñor José Dimas Cedeño. A su lado estaba su esposa Marta de Martinelli y sus hijos Ricardo, Enrique y Carolina.

En la banca contigua, Juan Carlos Varela, vicepresidente electo, su esposa e hijos, oraban de igual forma. “Hay individuos muy inteligentes que respetan las creencias. Otros sólo atacan al que cree. Agradezco el gesto del presidente Martinelli y del señor Varela. Gobernar es una tarea muy difícil y delicada. Es un servicio a la comunidad. Les espera un trabajo arduo que requerirá la colaboración de toda la comunidad”, detalló monseñor Dimas Cedeño.

Terminó la espera: el futuro ya llegó.