Temas Especiales

10 de Aug de 2020

Nacional

Días de fiesta en el Mediterráneo

PANAMÁ. Cuando es verano en el mar Mediterráneo, la vida parece detenerse. El sol resplandece hasta 15 horas cada día y sus reflejos c...

PANAMÁ. Cuando es verano en el mar Mediterráneo, la vida parece detenerse. El sol resplandece hasta 15 horas cada día y sus reflejos chispean sobre un mar azul profundo.

En tierra, el paisaje es un halago a la vista. El verde de los arbustos se conjuga con el ocre de las rocas hasta construir el equilibrio.

La vida mediterránea plantea una galería de posibilidades para disfrutar de la belleza natural. De todas ellas, la que prefieren los adinerados, es la navegación. El verano sin vientos convierte los paseos en yate en el sueño de todos. Recorridos repletos de placeres, con lujos y atención “VIP”, compaginados a la perfección con la belleza del paisaje. Uno de esos yates es el Mana, una alucinación de exclusividad sobre el mar. La suite principal está sobre cubierta, es llamada la habitación VIP y tiene baños de mármol italiano, refrigerador, cortinas eléctricas, sauna y jacuzzi. Una suerte de penthouse marino. Pero eso no es todo: tres doblecabinas para los invitados y una litera tipo Pullman, completan la oferta.

Ese fue el yate que escogió el Consulado General de Panamá en El Pireo, Grecia, para realizar una fiesta inolvidable.

CINCO DÍAS DE FIESTA

Corría el año de 2007 y Antonio Fotis Taquis era embajador panameño en Grecia y a la vez cónsul en El Pireo, uno de los que produce mayores ganancias al Estado por los servicios de abanderamientos de naves. Taquis contactó a sus amigos de Valley Yachts Int’L y separó el yate Mana, para un recorrido especial de cinco días en el Mediterráneo.

La empresa le preparó el contrato de Charter Party , que estuvo listo el 12 de julio. Taquis tenía invitados especiales y agudizó su ingenio para agasajarlos a lo grande. ¿Quiénes eran? Importantes funcionarios de la Patria Nueva. Lo cierto es que el Mana zarpó del puerto en el archipiélago de Santorini, una semana después, el domingo 22 de julio de 2007 al mediodía. Los 41 mil dólares que costó la reservación para la semana de parranda, no incluyeron bebidas, comidas, ni servicios de lavandería y comunicaciones a bordo del Mana, que tocó tierra nuevamente el jueves 26 en el puerto de Marina Kalamaki. Cada día de fiesta abordo costó $8,288.

En junio de 2005, cuando Taquis a penas tenía unos meses de nombrado, envió facturas por $98 mil, que según él, debían serle devueltos por el Estado.. Espere mañana las facturas de Antonio Taquis.