Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Nacional

Quién es quién al tomar un taxi

PANAMÁ. A eso de las once de la mañana del lunes 29 de diciembre del 2008, un auto identificado como taxi estaba frente a la estación T...

PANAMÁ. A eso de las once de la mañana del lunes 29 de diciembre del 2008, un auto identificado como taxi estaba frente a la estación Texaco de la Calle 17 Río Abajo, pero no buscaba pasajeros, su objetivo era otro.

El carro tenía números en las puertas traseras, letrero amarillo en la capota, pero no era un taxi. Los que estaban alrededor lo notaron cuando un hombre que estaba dentro del “taxi” sacó un rifle AK-47 y empezó a disparar contra un carro blindado de la agencia de seguridad Gresinsa que recogía dinero en la estación de gasolina.

Luego de un tiroteo que protagonizaron con los seguridad del blindado, los “taxi-delincuentes” se dieron a la fuga frustrados. El auto quedó abandonado unos kilómetros adelante, en San Cristóbal.

Días después se supo que la matrícula del carro, era de otro taxi y había sido falsificada.

TAREA DIFÍCIL

El problema es que este no es el único. Como aquél hay varios en la ciudad identificados con numeraciones falsas o clonadas. Se les ha visto con frecuencia por los lados de El Parador en Pedregal o en Santa Librada en San Miguelito, según explicó el jefe de Operaciones y Seguridad de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), Marcos Mora.

Para Mora hay un problema más grave que la clonación de las placas de taxis y es que los usuarios no denuncian estos casos, “los que hemos detectado es porque nosotros los identificamos, pero no por denuncias”, dijo.

¿CÓMO IDENTIFICARLOS?

Hay que fijarse en la numeración de las puertas. Si ésta no está pintada y se trata de una calcomanía, entonces el usario debe empezar a sospechar.

Es obligatorio que los números estén pintados en las puertas traseras del auto y rotulados con forma cuadrada, 6 pulgadas de alto y 2 de ancho.

“Es muy fácil indentificarlos”, asegura Mora, pero la gente también tiene que comprender que a pesar de estar apurados deben presentar las denuncias, porque las consecuencias de viajar en estos carros pueden ser graves, incluso mortales. “Por lo menos antes de subir al taxi miren la fachada del carro”, dice el funcionario.

FÁBRICA DE PLACAS

El jefe de Operaciones y Seguridad de tránsito dijo que el robo de números de placas en algunas ocasiones las toman de vehículos que están en mal estado y las calcomanías de papel las puede hacer cualquiera, pero las que son desmontables con un imán probablemente son parte de un negocio donde ya tienen todo el material para fabricarlo y no descarta que haya personal de la ATTT involucrado.

La sanción por esta actividad ilícita es el retiro de la licencia y remoción del auto, aseguró Mora, sin embargo para el presidente de la Cámara Nacional de Transporte, Dionisio Ortega la sanción debe ser más ejemplar, porque aparte de tratarse de una competencia desleal con los buenos transportistas de taxis se trata de un riesgo que viven las personas.