Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Nacional

Ocú defiende lo autóctono

HERRERA. Bailar un socavón o una mejorana, conversar con el campesino y entenderlo, y sobre todo promover e inculcar las tradiciones en...

HERRERA. Bailar un socavón o una mejorana, conversar con el campesino y entenderlo, y sobre todo promover e inculcar las tradiciones entre las futuras generaciones, así resume el periodista y folklorista Olmedo Carrasquilla, su orgullo de ser “Un Manito Ocueño”.

Para este luchador incansable por preservar las costumbres y tradiciones del interior del país, es difícil describir en pocas palabras lo que se siente ser un hombre del campo, que exprese a través del montuno, el sombrero blanco y el socavón el amor por su tierra.

Este año la XXXVI versión del Festival Nacional del Manito en Ocú, tuvo un toque especial para el profesor Carrasquilla, pues a solicitud de los parroquianos el comité organizador del evento que culminó el pasado domingo le impuso la medalla “Hoja de Copé”, distinción que anualmente se le hace a ocueños destacados por su aporte al folklor, la cultura y las tradiciones de este pueblo que perteneciente a la provincia de Herrera.

Según el periodista y folklorista, que desde 1974 se agita en la organización de grupos folklóricos y en la investigación y educación de las costumbres y tradiciones del interior del país, “es un gran honor que le llena de orgullo, pero que al mismo tiempo lo coloca ante un reto de seguir luchando para promover y enseñar a las futuras generaciones el amor por lo nuestro”.

Carrasquilla señala que mientras existan comités y personas comprometidas en desarrollar eventos como el Festival del Manito en Ocú, y otros similares que se desarrollan en varias regiones del interior las costumbres de la gente del campo prevalecerán por siempre.

Este año el Festival Nacional del Manito en Ocú se inició el pasado jueves, en los terrenos de la Feria de San Sebastián, en donde se pueden encontrar exposiciones que muestran las tradiciones de este poblado, exhibición y venta de artesanías y vestuarios tradicionales del lugar que son confeccionados por hombres y mujeres del área.

El festival fue este año escenario de concursos de cantalantes, de tambor, y de los vestuarios autóctonos de la región de Ocú.

Las actividades finalizaron el pasado domingo con el desfile de carretas en donde se hicieron presente representaciones de todo el país. Unas 50 delegaciones se tomaron las calles, al ritmo del tambor, el pito y la caja.