Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Nacional

Se agudiza la criminalidad

PANAMÁ. Panamá, el país seguro parece quedarse en las páginas del pasado. Hace dos años se registraba un asesinato cada 19 horas. En ...

PANAMÁ. Panamá, el país seguro parece quedarse en las páginas del pasado. Hace dos años se registraba un asesinato cada 19 horas. En 2009 el lapso entre un homicidio y otro se redujo a 12 horas: dos asesinatos diarios, un número cuya dimensión es desproporcionada para el país puntero en crecimiento económico la región.

¿Qué habrá llevado a este crecimiento súbito de la violencia y los asesinatos?

Mientras que los ciudadanos piden más vigilancia policial al gobierno, otros panameños son presas de los delincuentes, que parecen afinar a cada minuto sus herramientas para cometer delitos y crímenes.

El viernes pasado, el profesor de la Facultad de Economía de la Universidad de Panamá, Germán Gálvez, desaparece sin que las autoridades tengan rastros de su paradero. “Lo que podemos decir que se descarta el secuestro porque han pasado varios días y nadie ha llamado a la familia para pedir dinero por el rescate”, afirma el subcomisionado de la Policía Técnica Judicial (PTJ), Javier Carrillo.

Gálvez, según su esposa, pudo ser víctima de los ladrones porque era buena gente, colaboraba en todo, hasta le daba clases a los reos de la cárcel La Joya, que tenían permiso para estudiar. Este pensamiento del familiar del profesor da luces a la Policía de que pudo ser un robo, ya que el auto robado fue encontrado y de su tarjeta de crédito se sacó dinero un día después de desaparecido.

Pero Gálvez, no es el único que sale de casa sin retorno. También el banquero Miguel Galdames tiene días que fue reportado como desaparecido. Su auto fue encontrado en los estacionamientos de un supermercado en Arraiján, con manchas de sangre en su interior. El caso de Galdames pudiese revelarse en los próximos días. Según las autoridades pudiese ser el cadáver que se encontró en estado de descomposición en la vía que conduce al puente Centenario. Esto lo determinarán las pruebas científicas de ADN.

“Mantenemos comunicación con las dos familias, y nos han informado que no han recibido ninguna llamada por el rescate, es decir, que no estamos hablando de secuentro sino desaparecidos”, dijo Carrillo.