Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Nacional

Lo que no se cumplió en 100 días

PANAMÁ. Seguridad y transporte público fueron dos puntos fuertes de la campaña electoral del presidente Ricardo Martinelli. Creó expecta...

PANAMÁ. Seguridad y transporte público fueron dos puntos fuertes de la campaña electoral del presidente Ricardo Martinelli. Creó expectativas de solución “rápida” en ambos frentes. . , pero la realidad, cien días después del 1 de julio, es otra muy distinta.

INSEGURIDAD Y VIOLENCIA

Constantes balaceras, asesinatos al estilo de los sicarios, bandas y pandillas incontenibles y una sensación general de inseguridad han caracterizado los primeros días del actual gobierno.

Aunque el presupuesto de inversión del Ministerio de Gobierno y Justicia para el 2010 será mayor que el de este año, todo apunta hacia un débil comienzo del combate contra la violencia en el país.

PARO, RENUNCIA Y LIMBO

Poco más de un mes después de instalado el gobierno, un paro del transporte colectivo, el 11 de agosto, lo sorprendió. Diferencias con la administración de la directora de Tránsito, Sandra Escorcia, constituyeron la nota del corto litigio, que recibió poco apoyo popular.

Sólo dos días después, el país lloraba a causa de una de las tragedias de transporte más crueles vividas en Panamá, cuando en la noche del 13 de agosto murieron 25 personas residentes en Las Garzas de Pacora tras el choque de un camión contra un bus de la ruta interna de este sitio.

El suceso dio pie para que el presidente Martinelli anunciara que supuestamente ningún conductor debía escapar. Y es que se dio un plazo de 30 días para que todos los buses de transporte público y camiones de carga a nivel nacional llevaran un gobernador o regulador de velocidad. Pero poco días después el asunto era letra muerta.

La instalación de Sistemas de Posicionamiento Global o GPS para vigilar que los buseros de la ciudad transitaran en las rutas correctas y con velocidad prudente también quedó congelada.

Finalmente, la fusión entre el MOP y la ATTT tiene ahora más opositores que favorecedores.