Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Nacional

Estéticas en la mira

PANAMÁ. La fiebre por alcanzar la perfección del cuerpo se cuela por todas partes, usted lo ha visto, son frases como: ¡baje de peso!, ...

PANAMÁ. La fiebre por alcanzar la perfección del cuerpo se cuela por todas partes, usted lo ha visto, son frases como: ¡baje de peso!, ¡luzca una mejor figura!, ¡logré el cuerpo que desea!, que salen de la radio, la televisión, en fin, de donde menos se lo espera. Sólo que a partir de hoy, los mismos serán el campo de batalla para el Ministerio de Salud (MINSA).

Así lo advirtió Franklin Vergara, titular de Salud, quien empezará una investigación contra los centros que se dedican a inyectar a pacientes que buscan aumentar sus senos, glúteos o quitarse años de encima y se anuncian en los medios de comunicación.

Todo esto, a raíz de la alarma de cirujanos panameños quienes denunciaron el pasado martes que están aumentando los casos de pacientes afectados por la proliferación de “seudoclínicas” en donde inexpertos en la materia realizan malos procedimientos.

Vergara dijo que hay que verificar qué tipo de sustancias se están utilizando para esos fines y comprobar si las personas que practican ese tipo de métodos son idóneos.

El ministro reiteró que existe un consejo técnico que se encarga de certificar a los profesionales en la rama. Por ello estarán detrás de las clínicas y centros de estética para verificar su certificación.

“De no estar facultados, la ley por falsificación de medicamentos o por atentar contra la salud de alguna persona, es muy rígida. Esperamos que no haya ningún aventurero haciendo estas cosas porque estaremos investigando eso”, apuntó.

En una lista de clínicas autorizadas se encuentran centros como la Clínica Dr. José Agustín Espino, Clínica Hospital Río Abajo, Cirugías Plásticas y Cirujanos Plásticos, Clínica Dr. Yee, Clínica de Cirugía Plástica y Cosmética Dr. Arturo Calvo, Centro de Cirugía Plástica y Medicina Estética de Panamá, Centro Médico Villalba, Clínica de Cirugías Plásticas Dr. Joseph Setton, Clínica Dermatológica Arosemena, Clínica Laser de la Piel, entre otros.

PUBLICIDAD ENGAÑOSA

Belinda Marengo, administra la Clínica de Cirugía Plástica y Cosmética del Dr. Arturo Calvo desde hace 14 años, tiempo en el que ha podido apreciar la forma cómo gran cantidad de pacientes —mujeres, sobre todo— han buscado ayuda para tratar problemas originados por personas “sin idoneidad”, que practican la cirugía estética en el país.

Cree que debe haber regulaciones más estrictas para la publicidad engañosa, pues ve cómo el mercado ofrece baratillo en tratamientos “rápidos y de menor costo que una cirugía”, o “liposucciones sin dolor”, especialmente en salones de belleza y estéticas. El problema del ofrecimiento es que quien debe realizar el trabajo no es un profesional.

“Debe impedirse la publicidad de productos que se vendan como reemplazantes de las cirugías. Estos medicamentos carecen de registros sanitarios. Los utilizan personas que no tienen idoneidad ni registro de estudios médicos”, sostiene Marengo.

EXIGEN NORMAS RIGUROSAS

“Una cirugía plástica es algo serio”, apunta la licenciada Marengo. En el caso de una cirugía mamaria, por ejemplo, se realizan análisis de compatibilidad, exámenes físicos y una serie de pruebas que determinen los aspectos principales que permitan realizan la operación con éxito.

Las “seudoclínicas” —como las califica la licenciada— lucran en detrimento de la salud de los panameños. “Lo que a nosotros nos toma estudios, análisis y una práctica quirúrgica responsable, ellos dicen que pueden hacerlo en muy poco tiempo y con los mismos resultados. Eso no es cierto”, asegura la administradora. Explica que algunos productos suministrados para aumentar las mamas con el tiempo se calcifica, producen dolorosos trastornos físicos y emocionales.