Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Nacional

‘Un golpe en A.L. es muy doloroso’

Cuando Óscar Arias llegó por primera vez a la Presidencia de Costa Rica, en 1986, la situación de Centro América era totalmente otra. Un...

Cuando Óscar Arias llegó por primera vez a la Presidencia de Costa Rica, en 1986, la situación de Centro América era totalmente otra. Un área sumergida en conflictos, guerras civiles, dictaduras y endeudamiento. Pero su paso por el poder ni en lo doméstico ni en lo regional, quedó desapercibido. En casa se ocupó de frenar la deuda externa y en el vecindario fue el impulsor de un ambicioso plan de paz para América Central. Tanto así que en 1987 recibió el Premio Nobel de la Paz y un año después el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Iberoamericana.

LE: USTED HA SIDO PRESIDENTE EN DOS OCASIONES. CON ESTA EXPERIENCIA DE SU LADO, ¿QUÉ SIENTE QUE HA PODIDO LOGRAR AHORA QUE QUIZÁS NO PUDO EN LA PRIMERA OPORTUNIDAD?

OA: Durante mi primer gobierno teníamos una América Central convulsionada por la guerra y todo lo que yo quería hacer en el campo económico estaba condicionado a que Costa Rica se mantuviera fuera del conflicto. Pero eso no era suficiente. Por ejemplo, era muy difícil conseguir inversión extranjera, porque nadie hacía una diferencia entre Costa Rica y el resto de la región.

Eso me llevó a mí a introducir un plan de paz una vez que la iniciativa de Contadora fracasara. Fracasó porque era muy difícil poner de acuerdo a los gobiernos de Centro América sobre temas de seguridad que fue la esencia de la iniciativa de Contadora. Yo presenté algo mucho más sencillo que fue la democracia como un requisito para una paz duradera en la región, fue aceptado y firmado en agosto de 1987. Eso me tomó mucho tiempo. También decidí no pagar la deuda externa para renegociarla. Comenzamos de manera unilateral a disminuir aranceles. En aquel tiempo nadie hablaba de TLCs, por ejemplo. Nosotros lo hicimos porque estábamos convencidos que el modelo de sustitución de importaciones ya no era una herramienta que pudiéramos seguir utilizando en perjuicio del consumidor. Y bueno.. hicimos muchas cosas, pero dejamos muchas por hacer. La razón por la cual yo vuelvo 16 años después es en buena parte porque mi partido había perdido dos elecciones y los directivos nos dicen que una tercera derrota significaría la desaparición del partido y que sólo yo puedo asegurar ese triunfo. Entonces volví. En buena parte hoy los temas son fundamentalmente económicos y en campaña fui de los pocos que defendió el TLC con Estados Unidos y la eliminación de los monopolios de telecomunicaciones y seguros, que eran temas muy álgidos. La gran mayoría de los costarricenses estaba en contra del TLC y de la apertura de esos monopolios. Fue una campaña difícil para convertir a esa minoría en mayoría y la ganamos. Los perdedores no quisieron aprobar el TLC en el Congreso y nos obligaron a ir a un referéndum que tuvo lugar en octubre de 2007, que fue como una segunda campaña y que se ganó con un margen pequeño como de unos 50,000 votos. Digamos que eso ha sido lo más importante. Poner a caminar de nuevo a Costa Rica, señalarle rumbos. Los costarricenses mayoritariamente saben hacia donde vamos y lo que queremos. Ahora estamos negociando un TLC con China. Estamos negociando también con la Unión Europea, estamos hablando de mercados de unos 500 millones de habitantes, y estamos en el proceso de la apertura de las telecomunicaciones y de los seguros.

LE: HOY PARECIERA HABER UNA FIEBRE REELECCIONISTA EN AMÉRICA LATINA. TAL ES EL CASO DE URIBE Y DE LOS PAÍSES QUE CONFORMAN EL ALBA. ¿A QUÉ LE ATRIBUYE USTED ESTE FENÓMENO?

OA: Bueno vamos a ver. En la gran mayoría de las democracias del mundo hay reelecciones. La no reelección es la excepción a la regla. Aún más, en los sistemas parlamentarios la reelección se da por muchos años y no tiene límites. Alguien se puede quedar 14 años como Felipe González o la señora Thatcher, quien ganó muchas elecciones consecutivas. Tony Blair se quedó 10 años y no pasó nada. Sencillamente, si tienes los votos para continuar es por que la gente está contenta con el gobierno que se está haciendo. Mitterrand se quedó 14 años. Ahora en América Latina las instituciones democráticas no están bien consolidadas y a veces esas elecciones no son suficientemente transparentes, ya que en muchos procesos electorales se utilizan recursos del Estado, lo que en una democracia consolidada como las europeas, no sería permitido. La mejor demostración de que las instituciones democráticas no están bien consolidadas es el golpe de Estado en Honduras. Esto es realmente asombroso porque a mí me pidieron que fuera mediador. He estado involucrado, hice un acuerdo, propuse una solución que se llama el Acuerdo de San José, lo han discutido y hasta el día de hoy se han puesto de acuerdo en casi todo, excepto la restitución de Zelaya. Pero que haya habido un golpe de Estado en un país de América Latina es muy doloroso porque creíamos que esa etapa ya estaba superada. Esa es la gran tarea que tenemos pendiente en la América Latina, la de realmente consolidar las instituciones democráticas. En el plan de paz originalmente yo quise convertir a Centroamérica en la primera zona desmilitarizada de la región. Por supuesto que eso, mis colegas jamás lo aceptaron, pero fue muy irónico que el segundo país de la región en abolir su ejército fuera Panamá. Allí yo me involucré con el presidente Endara y Arias Calderón. Y me siento muy orgulloso de que dos países vecinos no tengamos ejército.

LE: EN EL CASO DE HONDURAS, ¿CREE QUE SE ENCUENTRE UNA SOLUCIÓN NEGOCIADA ANTES DE LAS ELECCIONES DE NOVIEMBRE?

OA: A mí me cuesta mucho contestar esa pregunta con un sí o un no, porque soy mediador y sigo trabajando en esa relación. Pero déjeme decirle que fácil no va a ser. Las posiciones o más bien la posición del gobierno de facto ha sido bastante inflexible sobre ese punto y creo que no ha cambiado mucho.

LE: DE LLEGAR LAS ELECCIONES SIN EL APOYO DE ZELAYA, ¿LA COMUNIDAD INTERNACIONAL DEBERÍA ACEPTAR EL RESULTADO DE ESOS COMICIOS?

OA: Eso está por verse. Depende cómo van a ser esos comicios. Depende de qué tipo de campaña se vaya a poder llevar de aquí a las elecciones. Es decir, recuerde que hasta ahora se reabrieron los medios de prensa que fueron clausurados y que hubo toques de queda y se han suspendido muchas garantías individuales. Entonces eso está por verse. Ciertamente algunos gobiernos, y no sólo los países del ALBA si no los mismos Estados Unidos, han dicho que no reconocerían las elecciones si éstas no tienen lugar bajo el presidente constitucional que es José Manuel Zelaya. Lo mismo han dicho algunos países miembros de la Unión Europea. Dependerá mucho de todo el clima que haya de aquí en adelante y de ver si esas elecciones van a ser libres y transparentes.

LE : ESTADOS UNIDOS HA MOSTRADO RECIENTEMENTE SU RESPALDO A LA INICIATIVA DE SU PAÍS Y DE LA FUNDACIÓN ARIAS PARA LA PAZ DE FIRMAR UN TRATADO INTERNACIONAL QUE LIMITE EL COMERCIO DE ARMAS EN LA ONU. ¿CUÁL SERÍA EL ALCANCE Y LAS REPERCUSIONES DE UNA POSIBLE RESOLUCIÓN?

OA: Yo pienso que ésta es una idea a la cual no le ha llegado su hora. Yo, en el año 1996, conjuntamente a otros premios Nobel y la Fundación Arias, redactamos un código de ética sobre la transferencia de armas. Ese código de ética eventualmente se transformó en un tratado sobre la transferencia de armas. Lo que pretendía era regular el comercio de las armas. Y ahora que volví al gobierno introduje dicho tratado en la ONU. Allí una comisión lo analizó y más de 100 países votaron a favor, hubo como 20 que se abstuvieron y hubo un voto en contra que fue Estados Unidos. Entonces lo que ha hecho el gobierno del presidente Barack Obama es modificar su política con respecto al gobierno anterior de Bush. Pero eso no significa, en honor a la verdad, que esto se vaya a aprobar pronto. Es mucho dinero el que está de por medio y el lobby de los fabricantes de armas es sumamente poderoso, de tal manera que no es una cosa fácil. Yo, lo que sí quisiera aprovechar, porque me parece increíble, es que en América Latina, y sobre todo en el Cono Sur, se está dando una nueva carrera armamentista. En armas y soldados, América Latina está gastando 60,000 millones de dólares, cuando nunca antes ha sido América Latina más democrática y ha tenido menos conflictos. Eso sí me parece una verdadera locura, y yo he sido muy crítico de esos países que están gastando esos recursos en armas en vez de mejorarle la calidad de vida a sus pueblos.

LE : LA EMBAJADA DE VENEZUELA EN COSTA RICA REALIZÓ EL PASADO VIERNES SU PRIMERA ACTIVIDAD EN EL MARCO DE LAS “BASES DE PAZ”, QUE INAUGURÓ HACE TRES SEMANAS EN SU PAÍS, PESE A LA INCOMODIDAD MANIFESTADA POR SU GOBIERNO. EN PANAMÁ, DIPLOMÁTICOS DE LA EMBAJADA VENEZOLANA TAMBIÉN SE HAN ESTADO REUNIENDO CON DISTINTOS SECTORES EN LAS REGIONES DEL INTERIOR DE NUESTRO PAÍS. ¿CREE USTED QUE ESTA ES UNA ESTRATEGIA O UNA POLÍTICA DELIBERADA DEL GOBIERNO DE CHÁVEZ PARA FOMENTAR LOS CÍRCULOS BOLIVARIANOS EN EL CONTINENTE?

OA: Bueno, yo no sé si es una política deliberada, pero ciertamente el presidente Chávez ha intervenido en algunos procesos electorales en América Latina abiertamente. Eso lo sabemos. Cuando aquí se inicia una campaña electoral que culmina el primer domingo de febrero del año próximo, uno puede entender que quiera ayudarle a aquellos que simpatizan con él. Pero lo que se ha llevado a cabo en esas reuniones que ha habido y que se han hecho públicas han sido conferencias de alguna gente de izquierda nuestra que se quedó con el pensamiento marxista leninista del pasado y no adaptaron las ideas a las nuevas realidades del mundo de hoy. Pero no es algo que nos desvele.

LE: EL COMITÉ DEL PREMIO NOBEL HA RECIBIDO MUCHAS CRÍTICAS POR OTORGARLE EL NOBEL DE LA PAZ AL PRESIDENTE BARACK OBAMA. COMO PREMIO NOBEL DE LA PAZ, ¿CREE USTED QUE FUE UNA MEDIDA PRECIPITADA?

OA: No. Depende lo que uno interprete. Depende lo que uno quiera leer con ese galardón al presidente Obama. Lo que yo leo es que el Comité del Nobel quiere que el presidente Obama cumpla con cosas que ha ofrecido, como volver al multilateralismo, que nunca más Estados Unidos declare una guerra preventiva como lo hizo Bush con Irak. Tenderle una mano generosa al mundo islámico para dialogar. Poner buena parte de su capital político para que haya una negociación exitosa y que continúe con su política de buscar la posibilidad de un desarme nuclear. Esas son cosas que son buenas para la humanidad y si yo hubiera sido miembro de ese comité le hubiera dado mi voto. Ahora, él no ha logrado nada y eso lo sabe muy bien el Comité del Nobel y lo que están apostando es a que en un futuro se pueda lograr esto. Como usted podrá darse cuenta, todas esas cosas no son muy populares en los Estados Unidos. Ese país siempre ha rechazado, sobre todo los republicanos, el multilateralismo. Nunca han creído en Naciones Unidas. Se han mofado de muchas iniciativas de las Naciones Unidas y han querido ser los policías del mundo de manera unilateral. Entonces, para el resto del mundo sí sería una gran cosa que los Estados Unidos escuche más, dialogue más y no tenga la prepotencia que ha tenido en el pasado de actuar unilateralmente siempre.

LE : ME GUSTARÍA CAMBIAR EL GIRO DE LA ENTREVISTA HACIA PANAMÁ. SU PAÍS Y PANAMÁ FIRMARON UN TLC. PANAMÁ SIGUE SIENDO UN SOCIO IMPORTANTE DENTRO DE LOS PAÍSES DE CENTRO AMÉRICA PARA COSTA RICA. ¿CÓMO SIENTE USTED QUE HA SIDO EL COMPORTAMIENTO ECONÓMICO ENTRE NUESTROS PAÍSES TRAS EL ACUERDO?

OA: Me parece que bien. Por supuesto que los TLC siempre son beneficiosos, sobre todo para los consumidores, ya que hacen más accesibles las importaciones para las dos naciones. Digamos que en esta visita vamos a hablar sobre ese tema y de la necesidad de ampliar el TLC a algunos productos que quedaron excluidos y ese será uno de los temas de la agenda.

LE: HACE 12 AÑOS PANAMÁ ENTRÓ EN LA APERTURA DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS Y LA EXPERIENCIA HABLA POR SÍ SOLA. TENEMOS UNA GRAN COMPETITIVIDAD, MÁS INVERSIONES Y TECNOLOGÍA DE PUNTA. ¿CÓMO SERÁ ESA APERTURA PARA COSTA RICA, YA QUE ENTENDEMOS QUE EL ICE (INSTITUTO COSTARRICENSE DE ELECTRICIDAD)ES UNA FUERZA SOCIALMENTE IMPORTANTE EN SU PAÍS?

OA: El ICE ciertamente ha dejado una huella sumamente importante en el desarrollo de este país. Fue fundado en el año 48 y hoy la energía eléctrica es fundamentalmente de fuentes renovables y llega a todos lados. Difícilmente hay un pueblo en Costa Rica que no tenga energía eléctrica. Con la apertura de las telecomunicaciones, como le dije anteriormente, tuvimos que tener un referéndum. El ICE va a ser un player , uno más y luego vamos a abrir el compás a unos tres players o jugadores (empresas). No sabemos cuáles van a ser. Cable & Wireless, que está allá con ustedes, ha demostrado interés y, como usted lo dice, la competencia eventualmente obliga a bajar los precios, a mejorar el servicio y el ICE tendría que ser más eficiente. Voy a ver si es posible dejar adjudicadas las concesiones ahora que viene la apertura, ya que nos ha tomado más tiempo de lo necesario y no hemos podido avanzar con la celeridad que hubiera querido. Pero me parece que, sin duda alguna, la experiencia de ustedes y la de los otros países que tienen una gran competencia en brindar estos servicios ha sido muy positiva.

LE : AHORA QUE REGRESÓ AL PODER, USTED ROMPIÓ RELACIONES CON TAIWÁN Y RECONOCER A LA CHINA CONTINENTAL. ¿CÓMO HA SIDO ESTA EXPERIENCIA?

OA: Hubo cosas en el campo internacional que yo hubiese querido haber hecho hace 20 años. Por ejemplo, Costa Rica era uno de los pocos países que tenía la embajada nuestra ubicada en Jerusalén y no en Tel Aviv. Ahora corregimos eso, pasándola a Tel Aviv. Volviendo a China, es reconocida por todo el mundo excepto un par de docenas de países y, desde que yo llegué al gobierno lo quise hacer. Comenzamos las negociaciones en secreto como hay que hacerlo y como lo hizo Estados Unidos y decidimos anunciar el rompimiento con Taiwán y el establecimiento de relaciones con China el mismo día, de manera conjunta en Beijing y en San José, sólo que Taiwán lo supo antes. Esto es algo que es muy conveniente para el país. Como le dije, China es el segundo socio comercial nuestro y hoy estamos recibiendo ayuda de China en algunos campos importantes y es absolutamente ilógico no reconocer un país que es el más grande del mundo y que va a ser muy pronto una potencia económica sumamente poderosa. Así es que hicimos lo que teníamos que hacer. Lo único que a mí me sorprende es que los otros países de Centroamérica y Panamá no nos hayan seguido, en honor a la verdad.

LE : ENTRE PANAMÁ Y COSTA RICA HAY SERIO UN PROBLEMA FRONTERIZO. TRÁFICO DE DROGAS, DE ILEGALES, CONTRABANDO, LÍOS DE TIERRA, ETC. ¿CÓMO SOLUCIONAR ESTA PROBLEMÁTICA QUE DATA DE VARIOS AÑOS? ¿QUÉ OPINIÓN TIENE USTED SOBRE EL TEMA?

OA: Bueno, ese es precisamente uno de los temas que vamos a tratar ahora, pero la solución no es fácil. Eliminar ese contrabando de licor, de artículos de línea blanca, de drogas, no es tarea fácil. Pero con un TLC que incluya todo eso, las diferencias de precios van a ser muy pocas y realmente no se va a justificar el contrabando tanto para un lado como para el otro, excepto de cosas que son ilegales y muy serias como drogas, por ejemplo, Y esos temas territoriales que usted menciona, eso lo vamos a ver durante esta visita a su país.

LE : ¿QUÉ OPINA USTED DEL PRESIDENTE MARTINELLI?

OA: Es un empresario exitoso en quien el pueblo panameño confió. Su triunfo fue categórico. Creo que llega animado, con muchas ideas, y ahora lo que está por verse es si puede convertir sus sueños en realidad. A uno se le juzga por eso. Por las cosas que se pueden hacer. Yo me llevo muy bien con él, tenemos una relación muy fluida. Por ejemplo, lo llamé para pedirle que me ayudara con un remolcador. Tenemos una huelga en Limón y le dije ‘necesito no sólo gente, sino también un remolcador para ayudar a la fuerza pública que tengo manejando el puerto en Limón, en el Atlántico’. Inmediatamente después me llamó para decirme que nos iba a ayudar. Es una relación bonita por lo fluida que es. Es una persona que no cree en protocolos. Debo decir que también tuve una buena relación con Martín Torrijos y con Samuel Lewis, (ex canciller panameño) a quien conozco muy bien desde hace mucho tiempo porque tiene negocios aquí. También conocí a su papá.

LE : UNA ÚLTIMA PREGUNTA. EL PRÓXIMO AÑO HAY ELECCIONES Y LE TOCARÁ DEJAR LA PRESIDENCIA EN EL 2010. ¿A QUÉ SE VA A DEDICAR?

OA: Bueno vamos a ver. Cuando yo salí en 1990, nunca me pasó por la mente que pudiera volver a la política nacional. Y esto lo digo con toda sinceridad: ¡NUNCA! En aquel tiempo, de 1990 al 2003, recibí 60 Honoris Causa y pasé mucho tiempo en universidades norteamericanas dando conferencias, dando seminarios y nunca quise quedarme mucho tiempo allá. Ocupé puestos en juntas directivas de varias ONG que tenían que ver con la paz o el desarme y me pasé buscando recursos para la Fundación Arias para la Paz.

Ahora me han hablado de ocupar posiciones en organismos regionales, pero la verdad es que no me entusiasma. De tal manera que posiblemente vuelva a trabajar para la fundación. Queremos construir aquí un centro para la solución de conflictos. Creo que Costa Rica tiene el prestigio como país de paz y desarmado durante los últimos 60 años para propiciar el diálogo y la negociación como la mejor manera de resolver conflictos y que debería mos preparar gente en ese sentido. Y luego quiero escribir. He escrito varios libros, pero hace mucho tiempo que dejé de escribir. Eso sería. No tengo grandes ambiciones. Sólo terminar mi vida y poder hacer lo que a uno le gusta de verdad. Leer, escuchar música, leer lo que uno quiere y no lo que tiene o le obliga la Presidencia, que te implica a leer documentos y más documentos.

LE: PRESIDENTE, MUCHAS GRACIAS Y SUERTE EN SU VISITA OFICIAL A PANAMÁ.

OA: Gracias a usted.. y a La Estrella.