Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Nacional

Seis décadas de conocernos mejor

PANAMÁ. Tras los desastres de dos Guerras Mundiales, en los Estados Unidos un grupo de voluntarios que existía desde 1914, concentrados ...

PANAMÁ. Tras los desastres de dos Guerras Mundiales, en los Estados Unidos un grupo de voluntarios que existía desde 1914, concentrados en evitar los horrores de la guerra, pensaron que la mejor manera de hacerlo era permitir a las generaciones futuras conocerse entre sí.

El cuerpo de voluntarios era conocido como el American Field Service (Servicio de Campo Americano). En sus inicios durante las guerras prestaron servicio en el traslado de heridos.

Pero una vez terminada la Segunda Guerra Mundial la idea era que tal vez si los seres humanos conocían la vida común de un estadounidense y viceversa, la guerra no sería tan fácil. Nace entonces en 1952 el programa de intercambio cultural, que en un principio era únicamente desde y hacia los Estados Unidos. “Chicos japoneses, italianos, alemanes, y de cualquier país venían a vivir un tiempo con una familia en los Estados Unidos”. Comenta Francisco Cazal presidente de AFS internacional hoy día.

Stephen Galatti fundador del AFS junto a A. Piatt Andrew habrían impulsado el programa de voluntarios desde 1917. Desde 1936, cuando murió Andrew quedó claro para Galatti que la organización tenía que cambiar su papel en tiempos de paz.

PRIMEROS INTERCAMBIOS

En sus inicios, el programa de intercambio cultural alcanzaba unos 60 programas de intercambio, hoy existen 1,300 en todo el mundo y entre muchísimos países. “Tenemos el panameño que va a Francia, el argentino que va a China, el paraguayo que viaja a Egipto, chilenos que pasan un tiempo en Rusia. Realmente un programa multicultural”, añade Cazal.

La fuerza del movimiento hoy está en sus redes en 80 países que funcionan como organizaciones autónomas, pero en contacto permanente buscando la forma de complementar sus programas entre sí. Administrativamente son una ONG, que con un pequeño número de profesionales y la colaboración de 40 mil voluntarios en todo el mundo dan vida al proyecto.

Las tareas son diversas, desde la promoción de los programas de intercambio, hasta la selección de los participantes, pasando por ayudar a los muchachos en caso de que tengan cualquier problema. “Como verás es un poco complicado estás enviando jóvenes a casas de familias que le abren sus puertas, y mantener los parámetros de calidad en los programas es nuestra prioridad”.

En AFS hoy el intercambio estudiantil es el programa más significativo pero existen otros como el de servicio comunitario dirigido a jóvenes adultos entre 18 y 25 años que “también van a una casa de familia pero en vez de estudiar se dedican a prestar servicio en las comunidades”, explica Cazal. “Se ocupan de temas como cambio climático, manejo de desechos, incluso jóvenes de Europa vienen a orfanatos a enseñar idiomas”, añade.

AFS EN EL SIGLO XXI

“Tenemos una visión de cara al 2020, en la que no solo pensamos en estudiantes”. Hay todo un plan de emprender programas para adultos. “Una de las ideas, que apenas estamos discutiendo, es impulsar una serie de programas entre Asia y Latinoamérica”.

El programa entra muy fuerte para estos días en Korea, Tailandia, Japón, Malasia, Indonesia”, países que muchos estudiantes están empezando a preferir. El principal problema es que no son programas conocidos, “hemos empezado a enviar voluntarios, para que conozcan y promuevan los programas”, dice Casal. Pero hay una idea adicional pensando en promover esos programas, “enviar periodistas, por el efecto multiplicador que eso tendría”.

La idea es que el reportero escriba sobre la vida común en estos países y al mismo tiempo tenga oportunidades de crecer profesionalmente. “Es un programa que tuvimos en los años 80”, explica el ejecutivo de AFS.

“El principal obstáculo sería el idioma”, dice Casal. Quizás un problema que ya estén acostumbrados a resolver en una organización de este tamaño. Después de todo son un cuerpo de voluntarios acostumbrado precisamente a lograr que la humanidad se “conozca más”