Temas Especiales

13 de Aug de 2020

Nacional

“Vivo para contarlo”

COCLÉ. Era una tarde como cualquier otra del pasado 31 de octubre cuando Fray David Tenorio, de 21 años realizaba trabajos de obrero en ...

COCLÉ. Era una tarde como cualquier otra del pasado 31 de octubre cuando Fray David Tenorio, de 21 años realizaba trabajos de obrero en una construcción en el nuevo edificio del almacén Súper Fuerte de la ciudad de Penonomé.

Pero de repente su vida cambió cuando colocaba los marcos de una ventana resbaló y la varilla que sostenía rozó con un cable eléctrico de alta tensión recibiendo una descarga eléctrica que lo lanzó desde el segundo piso.

Tenorio apenas recuerda esos momentos, dice que no escuchaba, apenas veía borroso antes de perder el conocimiento.

Luego supo que sus compañeros asustados lo trasladaron antes que llegara la ambulancia, hasta el Hospital Aquilino Tejeira de Penonomé, desde donde fue trasladado al Hospital Santo Tomás en un helicóptero.

Llevaba dos años trabajando con un contratista de proyectos de construcción al que casi no ven, pues los empleados tratan directamente con el capataz.

Luego de su accidente permaneció hospitalizado 12 días, desde el 31 de octubre hasta el 12 de noviembre de donde salió con una incapacidad de un mes, la que fue renovada el pasado 29 de noviembre cuando acudió a su cita médica en la ciudad de Panamá.

SÓLO TIENE DEUDAS

E n el Hospital Santo Tomás tiene una deuda de 80 dólares de los cuales su jefe sólo pagó 25 dólares, ahora no sabe cómo asumir esa deuda, pues no puede trabajar, sus heridas aún están recientes y sufre de dolores en las manos, dedos, espalda y áreas donde sufrió las quemaduras que casi le cuenta la vida, pero dice que Dios le permitió vivir.

Explica que en la construcción de donde se cayó tenía un contrato por un mes, pues a ellos sólo les tocaba realizar el repello y colocar las ventanas.

FICHAS DEL SEGURO NO LLEGAN

En los dos años que lleva trabajando estaba pagando Seguro, aunque indica que en los primeros meses recibió sus fichas, no así en los últimos meses donde le decían que estaba pagando su cuota, pero se ha quedado esperando la ficha y es por ello que está preocupado.

Acudió a la agencia donde le aparece un aviso de entrada del Seguro, y por eso está a la espera de qué es lo que va a suceder.

Le preocupa la cuenta que tiene pendiente en el hospital, pues ahora sólo depende de la ayuda que le da su padre.

Fray David Tenorio reside en la comunidad de Santa María, en el corregimiento de Cañaveral en el distrito de Penonomé. En este difícil momento, él sólo pide un poco de ayuda de alguna autoridad para pagar la cuenta y que el jefe contratista le dé una respuesta positiva, pues ahora ha quedado inhabilitado para realizar cualquier trabajo hasta que su salud mejore.

NO TIENE RECURSOS ECONÓMICOS

Expresó que agradece a Dios y al gobierno que lo trasladaron en helicóptero hasta Panamá para salvar su vida, ya que el Aquilino Tejeira no está capacitado con la tecnología adecuada para dar atención a las graves quemaduras que él sufrió.

Indica que no sabe qué será de él ahora que se ha quedado sin trabajo y no cuenta con las condiciones físicas para laborar.