Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Nacional

Hay un antes y un después luego del caso Balladares

En declaraciones vertidas en el programa Analizando Opiniones de Hossana Visión, Pedro Sittón aseveró que lueg...

En declaraciones vertidas en el programa Analizando Opiniones de Hossana Visión, Pedro Sittón aseveró que luego del caso de Ernesto Pérez Balladares puede hablarse de un antes y un después en materia jurídica en Panamá.

Para el abogado es claro que la ciudadanía le está dando seguimiento al caso Balladares porque la credibilidad está llegando a un punto muerto, donde la gente exige el mismo trato para todos los nacionales, por lo que recordó como durante la época de la dictadura de Noriega la justicia estaba vestida de verde olivo, mientras que ahora "está vestida de Pedro Navaja".

"Tenemos un Gobierno que respeta la independencia judicial pero que no cree en la impunidad. Balladares está siendo investigado por un hecho criminal o conducta delictiva por concesiones hechas por contratación directa para poder cobrar fondos que no le correspondían, con un enriquecimiento ilícito. Esto es lo que se plantea".

Recordó que todos estos casos eran del dominio público, y que "la Procuradora los ha manejado de forma política, como una tabla de salvación, pero creo que se equivocó y que Martinelli no va a comer del cuento. La población está cansada de la impunidad".

Insistiendo en la figura de la Procuradora, Ana Matilde Gómez, dijo que es muy preocupante lo que ocurrió hace un par de semanas, cuando afirmó en un medio televisivo que ya estaba de "paños y manteles" con el Presidente Martinelli. "Este es un mal mensaje y el PRD se lo está tomando como suyo".

"La Procuradora se ha desnudado de cuerpo entero, y el caso más claro fue cuando Doens presentó la temeraria y absurda acusación contra el ministro Vallarino, que a Dios gracias la ciudadanía rechazó de inmediato".

También se refirió al caso del alcalde Bosco Ricardo Vallarino a quien el Ministerio Público (MP) acusó de peculado cuando en realidad su caso solo puede catalogarse como un error administrativo.

"El Ministerio Público está regentado por una dama que tiene un proceso judicial, y ahora lo que toca es su separación, tal cual lo establece la jurisprudencia en casos de mando, porque ella podría esconder pruebas o mantener otras conductas que pudieran evitar su probable condena".