Temas Especiales

24 de May de 2022

Nacional

La Corte ha tomado una difícil decisión

Para el zar Anticorrupción, Fernando Núñez Fábrega, resulta fácil dejar sin castigo a una persona porque es simpática o...

Para el zar Anticorrupción, Fernando Núñez Fábrega, resulta fácil dejar sin castigo a una persona porque es simpática o porque se expresa bien ante los medios, pero resulta mucho más difícil, que a pesar de ello, se haga cumplir la ley siguiendo con la institucionalidad del derecho, ya que esto no resulta popular.

Y es que según Núñez Fábrega justamente eso ha sido lo que le ha tocado hacer a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) al tomar la decisión de separar a la procuradora de la Nación, Ana Matilde Gómez.

El funcionario no aceptó sin embargo los planteamientos del Partido Revolucionario Democrático en el sentido de que "existe una extensión inaudita del poder Ejecutivo" en los otros órganos del Estado.

Fábrega sustentó en Debate Abierto, transmitido por RPC Televisión, que al presidente Ricardo Martinelli lo que le correspondía era asumir el compromiso conferido por el pueblo, porque dejar la Procuraduría "al garete", teniendo un artículo de la Constitución vigente que le confería la autoridad para nombrar a un Procurador suplente ante la ausencia permanente de la Procuradora era lo que tenía cabida.

El secretario Anticorrupción afirmó que para él los artículos 200 y 224 de la Constitución no riñen en absoluto, ya que cada uno aborda una situación particular.

Así, y según explicó el funcionario, el 224 se pactó en los tiempos del procurador Sosa, quien confrontó serios problemas durante sus ausencias temporales, de manera que se hacía necesario poner a una persona de confianza en estas circunstancias, no obstante, en el caso concreto de la procuradora Gómez, puntualizó que se trata de una discusión etérea dado que Luis Martínez anunció la intención de renunciar con ella.

Núñez Fábrega añadió que no puede menos que calificar de "feo" el que la ex Procuradora haya pretendido perseguir un delito cometiendo otro.