09 de Dic de 2022

Nacional

La reforma a la Ley 51 de la CSS sigue adelante

Aunque amplios sectores de la comunidad panameña han expresado su rechazo a las reformas a la Ley 51 de la Caj...

Aunque amplios sectores de la comunidad panameña han expresado su rechazo a las reformas a la Ley 51 de la Caja de Seguro Social (CSS), cuyo borrador actualmente está en consulta, el director de la institución, Guillermo Sáez Llorens, insistió hoy en Encontremos Soluciones que él personalmente escucha y acepta las propuestas cuando se le dan aportes que pueden mejorar las condiciones de los asegurados.

Reiteró que las reformas que se impulsan son íntegramente administrativas, y que las mismas persiguen agilizar los procesos. Explicó que cada vez que se requiere hacer un traslado de partida es preciso pasar por varios entes, entre ellos la Junta Directiva, y aunque no quiso criticar a quienes la integran afirmó que ese proceso hay que cambiarlo “porque ahora mismo es muy lento”, añadiendo que las instituciones gubernamentales solo tienen que presentar sus solicitudes al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y a la Asamblea, pero ellos tienen más pasos que seguir.

Sanz Llorens aceptó que los temas más críticos de la Caja son actualmente los relativos al desabastecimiento de medicamentos, a la mora quirúrgica y a la prestación de servicios.

En lo que respecta a la parte quirúrgica adelantó que hay condicionantes en materia de especialistas, pero sobre todo de infraestructuras, por ello están viendo la posibilidad de utilizar los salones de operación del Hospital San Miguel Arcangel y del Hospital Santo Tomás. En este último dispondrán de 7 quirófanos 4 días a la semana, con lo cual “automáticamente podremos bajar la mora".

“Estamos mirando como mientras se acondicionan nuestras propias infraestructuras tenemos acceso a otras”, pero esto se debe ver en dos o tres meses. “La agilidad también es necesaria”, por ello objetó que luego de venir de la empresa privada pensó que tendría acceso a más tecnología, a un sistema de inventario, pero al legar a la Caja se encontró con la sorpresa de que todo se maneja de forma manual.

En este momento se tiene entre un 88 y un 90% de abastecimiento, lo cual no es del todo malo, sobre todo si se toma en consideración que este es un problema que viene de administraciones anteriores. Sanz Llorens aseguró que con las medidas que se están trabajando, para el mes de septiembre u octubre el nivel de abastecimiento debe estar en el orden del 98%, “con lo que se cubriría a prácticamente todos los asegurados del país”.

Después de recorrer las distintas dependencias de la Caja a nivel nacional, se pudo percatar de que en muchos casos hace falta personal, por lo que se están incorporando poco a poco e incluyendo nuevos criterios de atención y servicio, dictando cursos para que los funcionarios entiendan que el asegurado debe verse como un cliente y “lo atiendan como se merece. La gente está cooperando, la mayoría está dispuesta y comprometida”, concluyó el Director.