Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Nacional

CD intentó colar tres temas en un proyecto

PANAMÁ. La promesa que hiciera el presidente de la Asamblea Nacional José Luis “Popi” Varela, cuando aseguró que no habrían más “camaron...

PANAMÁ. La promesa que hiciera el presidente de la Asamblea Nacional José Luis “Popi” Varela, cuando aseguró que no habrían más “camarones” legislativos, parece no haber calado en algunos de sus colegas.

Ayer el diputado de Cambio Democrático Hernán Delgado, en medio de la discusión del proyecto que restablece el récord policivo, presentó una iniciativa que pretende modificar la revocatoria de mandato de los partidos políticos. Propuesta de la que habló el presidente Ricardo Martinelli hace poco menos de una semana.

La reacción de la bancada del Partido Revolucionario Democrático (PRD) llegó de inmediato. Los opositores calificaron el hecho como una “langosta”, es decir, más grande que un “camarón legislativo”.

Juan Carlos Arosemena y Rogelio Paredes, ofuscados criticaron la propuesta y advirtieron que el PRD se opondrá enérgicamente.

“Ya vamos por langostas, ni siquiera langostinos ni camarones”, manifestó Paredes.

Arosemena, por su parte denunció las intenciones del oficialismo de quitarle a los partidos la facultad de aplicar la revocatoria de mandato a las autoridades electas de los colectivos políticos.

La propuesta de Delgado llega justo cuando en el PRD empiezan una serie de procesos que retirarían el ejercicio de los cargos de alcaldes y concejales a decenas de políticos electos por el PRD en el 2009 y hoy inscritos en Cambio Democrático.

Incluso la medida podría proteger a Gabriel Méndez, diputado del PRD que mantiene una pugna con la alta dirigencia de su partido, que amenaza con expusarlo del partido, tras desobedecer la línea dictada a la bancada del PRD y apoyar varios de los proyectos presentadas por el gobierno.

UN “CAMARÓN” CARCELARIO

El ambiente en el pleno empezaba a calmarse y de pronto el suplente y esposo de la diputada Marylín Vallarino, Agustín Sellhorn, presentó una propuesta que enojó a los diputados de oposición y hasta algunos de gobierno.

Al diputado suplente se le ocurrió que la discusión era propicia para incluir un artículo en la ley que castigara con un año de cárcel a quienes cerraran una calle como medida de protesta.

Para Sellhorn las protestas de este tipo deberían considerarse “reuniones tumultuarias” y debían castigarse con 365 días de arresto inconmutable. Si hubiese daños a terceros el arresto podría alcanzar hasta 16 meses.

Durante el debate, el perredista Miguel Alemán tildó las propuestas de “camarón”, pero el presidente de la Asamblea, José Luis Varela, lo sacó de la discusión alegando que estaba “fuera de orden”.

Incluso el opositor Freidi Torres, que tenía meses que no aparecía por la Asamblea, ayer se levantó y denunció que la ley del récord policivo se quiere pasar a tambor batiente. “Le estamos dando una puñalada a la democracia de este país”, afirmó el perredista.

Osman Gómez, diputado panameñista de Chiriquí, fue quien salvó la noche para el oficialismo. En el momento más crítico se acordó de sus luchas contra la dictadura y la defendida vocación democrática de su partido, para pedirle a Sellhorn que retirara la propuesta. “Si el Ejecutivo quiere discutir el tema que el ministro Mulino presente un proyecto y lo consensuamos”. Al chiricano lo secundó el diputado de La Chorrera por Cambio Democrático, Aris De Icaza, “es algo absurdo”, dijo.

Sellhorn, como niño obediente, retiró la propuesta sin mayores aspavientos.

Durante el revuelo armado con estos “camarones”, el presidente Varela se retiró del debate y apareció cuando la propuesta de Sellhorn fue retirada ante la arremetida.