Temas Especiales

28 de May de 2020

Nacional

Se disputan seguridad

PANAMÁ. Mientras muchos ciudadanos exponen sus vidas en playas y balnearios, la Asociación de Guardavidas de Panamá y el Sinaproc aún se...

PANAMÁ. Mientras muchos ciudadanos exponen sus vidas en playas y balnearios, la Asociación de Guardavidas de Panamá y el Sinaproc aún se disputan la seguridad de los bañistas.

En un comunicado, la Asociación de Guardavidas tildó de ‘ilegal’ las inspecciones recientes que ha desarrollado personal y voluntarios del Sinaproc.

El informe aduce: ‘El Sinaproc es solo para desastres, está indicado en las normas que regulan la protección civil en nuestro país, ya se metió en camisa de once varas durante el verano, no quiera intentarlo de nuevo’.

Los denunciantes citan la Ley 21 de 1995, que en su artículo 61 indica: ‘se entiende por protección civil el cumplimiento de las tareas humanitarias destinadas a proteger a la población civil contra los peligros de las hostilidades y las catástrofes, y a ayudarla a recuperarse de sus efectos inmediatos’.

En respuesta a las interpretaciones de las normas legales que hacen los miembros de la mencionada asociación, Arturo Alvarado, director del Sinaproc, basándose en la Ley 7 del 11 de febrero de 2005, explicó que a la institución le corresponde no solo atender las emergencias ocurridas por desastres naturales, sino también los antropogénicos (ocasionados por el hombre).

La ley dice textualmente que el Sinaproc ‘tiene como objetivo fundamental planificar, investigar, dirigir, supervisar y organizar las políticas y acciones dirigidas a determinar la peligrosidad que puedan causar los desastres naturales y antropógenicos’.

‘Es el Sinaproc el que preside la Junta Técnica de Guardavidas. Ellos —la Asociación de Guardavidas— renuciaron en la administración que dirigía Roberto Velásquez’, sentenció Alvarado.

El funcionario también informó que mantienen reuniones y acciones conjuntas con la Cruz Roja, Universidad de Panamá y Ministerio de Educación.

El Sinaproc cuenta con una Escuela de Guardavidas, ubicada en la antigua base militar de Howard. Allí se realizan los cursos entre dos a tres meses para expedir la idoneidad. Los aspirantes pasan 45 días de preparación y deben salir capacitados para rescatar y nadar tres millas de mar.

Nelson Lara, presidente de la asociación, manifestó que no cabe hablar de idoneidad de los guardavidas porque ‘se puede considerar fantasma a la Junta Técnica que se instalara, mediante una resolución que hasta la fecha no se ha publicado en la Gaceta Oficial’.