Temas Especiales

31 de May de 2020

Nacional

Policías serán una casta privilegiada

Con la “Ley Langosta” se está creando en el país una “casta de funcionarios que estarán por encima de la ley con respecto a los demás se...

Con la “Ley Langosta” se está creando en el país una “casta de funcionarios que estarán por encima de la ley con respecto a los demás servidores públicos”, lo que a juicio de la procuradora de la Nación, Ana Matilde Gómez, no hace más que “minar la democracia”.

Los cambios que se han venido dando a lo interno del Gobierno están fortaleciendo el blindaje en torno a la figura del trabajo policial, pero esto resulta muy peligroso en un país donde la historia nos habla de periodos en los que los abusos y excesos, incluso no escritos como ocurre ahora, de un Estado totalitario, autocrático y de facto dieron con una férrea dictadura. “¿Cómo es posible que tengamos este cínico retroceso cuando lo que debemos es consolidar la democracia?”, cuestionó la jurista.

El servidor público que más puede amedrentar es justamente el policía, por lo que es al funcionario al que se le deben establecer más límites, pero ahora, argumentó Gómez, resulta que tendrá una ley especial para cuando utilice fuerza excesiva en el desempeño de sus labores, lo que constituye un verdadero retroceso.

Por otro lado, este es un asunto que no se puede mirar aisladamente, porque existe una Dirección de Investigación Judicial (DIJ), adscrita a la Policía Nacional (PN), que pondría en riesgo la evidencia y la prueba ante el manejo de un proceso, como ocurrió con el caso de los pescadores, donde el Ministerio Público (MP) determinó que hubo implantación de evidencia; están las fotos que así lo avalan, las fotos que se tomaron recién ocurrieron los hechos y las que se captaron inmediatamente después donde aparece “un arma que no estaba cuando se hizo la inspección ocular... ¿cómo es posible que los panameños nos estemos aguantando cosas como éstas?”, se preguntó.

Recordó la máxima que existe en administración: “sin controles hasta el más honesto peca”, por lo que si se abre este dique cualquiera podrá caer en el abuso y el exceso y en la manipulación de evidencias para salvarse.

Finalmente comparó lo que se quiere hacer con esta Ley, en contraste a lo que se hizo contra su persona. En medio de la investigación, en lugar de la presunción de inocencia, se le separó del cargo, se le impidió cobrar su salario y se le marginó de la institución, a pesar de que no existía riesgo de evasión, no obstante, un policía que emplee exceso de fuerza, “que de por sí es una falta porque está reglamentado así”, contará con una serie de garantías que sobrepasan todo lo establecido a través de nuestras leyes.