Temas Especiales

07 de Apr de 2020

Nacional

Gómez tergiversó palabras de Molinar

Después de las delicadas declaraciones que hiciera esta mañana la procuradora Ana Matilde Gómez Ruiloba, sobre que a principios de febre...

Después de las delicadas declaraciones que hiciera esta mañana la procuradora Ana Matilde Gómez Ruiloba, sobre que a principios de febrero la actual ministra de Educación, Lucinda Molinar, le ofreció un trato para aliviar la controversia que la enfrentaba en aquel momento al mandatario de la nación, Ricardo Martinelli, la jefa de la cartera de educación aceptó que la visita se dio, pero aseguró que la misma se dio en condición de amiga, no de funcionaria, alegando que Gómez tergiversó sus palabras.

“Yo lamento profundamente el desenfoco que se ha querido hacer de una conversación privada”, en la que, como hizo cuando era periodista, sólo intentaba ayudar en la medida de sus posibilidades, pidiéndole a la Procuradora que pusiera “el país por delante de nuestras pequeñas diferencias personales”.

Rechazó el que esté en capacidad de negociar ningún cargo del Órgano Judicial, cuya sola insinuación le pareció un poco “sacado de los pelos”, por ello insistió en que hubo una mala interpretación de sus palabras, asegurando que Gómez ha sido muy rigurosa, pero sobre todo que sacó de contexto la conversación que ambas sostuvieron.

“Yo prefiero no pensar... me da pena, porque yo lo único que traté fue de decirle que el país necesitaba más acuerdos y menos diferencias, porque es un país muy chiquitito. Además cuando vamos a instancias internacionales, ¿a quién se perjudica? A la imagen del país, y eso fue lo único que yo le hablé a Ana Matilde Gómez”.

Aceptó que si bien Gómez dijo lo que hablaron en aquella reunión, ella intentó explicarle que el problema es que no se sabía como podía terminar, por eso buscaba un escenario para resolverlo y no perjudicar al país.

Se refirió en todo momento a una lucha de poder estéril, dejando entrever que la Procuradora mantenía una actitud más de “pelar que de resolver”.

Nunca negó la conversación sostenida en febrero pasado, de la cual dijo: “fue larguísima, porque hablamos de eso y de otras cosas, y el tono siempre fue que el país no se viera involucrado sufriendo las consecuencias de una lucha, donde cada uno estaba en una esquina para ver quien se salía con la suya... no sé si era bueno o malo, pero era lo que yo quería”, concluyó Molinar en declaraciones brindadas en La Exitosa.