Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Nacional

San Joaquín sin ‘diablos rojos’

PANAMÁ. La decisión al parecer es cosa juzgada. El incumplimiento de un acuerdo suscrito entre la dirigencia del transporte público que ...

PANAMÁ. La decisión al parecer es cosa juzgada. El incumplimiento de un acuerdo suscrito entre la dirigencia del transporte público que opera en la piquera de Pedregal y las autoridades del fenecido Ministerio de Gobierno y Justicia, además de los casos más recientes de asaltos a ‘buseros’ en San Joaquín, le pusieron la tapa al pomo.

En medio de las protestas de los moradores de la comunidad de San Joaquín (en su gran mayoría gente que llegó a Pedregal proveniente del desaparecido barrio de El Marañón) por la suspensión del servicio, Dionel Broce revelaba que esta es una decisión adoptada, hace más de 25 días, ya que los transportistas se cansaron de ser víctimas de los ‘maleantitos’ que azotan el área y ante la inocultable incapacidad de la Policía de controlar la seguridad en el cono que forman La Pedregaleña, Las Multis de San Joaquín y Barriada ERSA.

Según Broce, la última vez que la problemática de seguridad fue atendida se suscribió un acuerdo con el entonces viceministro de Gobierno, Rodrigo Cigarruista, y el ex subcomisionado de la Policía Nacional, Rigoberto Feulillebois, para ubicar puntos de vigilancia permanente en el perímetro antes descrito. Con el cambio de autoridades, dijo, la vigilancia se eliminó y el tema es desconocido para las actuales autoridades.

La respuesta del gobierno, a través de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre fue ‘mediar’ en el conflicto, autorizando la incorporación de tres buses para que cubra San Joaquín desde la modalidad de ‘ruta interna’ con una tarifa de 0.15 centavos. Aún no se define en que horario operaría este servicio y los mecanismos de seguridad que aplicaría la Policía Nacional para evitar los asaltos. Broce lo tiene claro: ‘Ahora asaltarán a otros, ya nos cansamos’.

Para los moradores la situación es una solución a medias. Daniel Sebastian, uno de los moradores de San Joaquín que acuerpó la protesta opina que lo único que se consiguió fue un aumento de tarifa. ‘Ahora el pasaje cuesta 0.40 centavos por el mismo recorrido’.

Desde junio pasado, cuando el conductor de la ruta Pedregal-Corredor Sur, Ricardo Blake fue baleado, los transportistas han decidido no entrar a San Joaquín. La medida afecta principalmente a ancianos, discapacitados y embarazadas.