Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Nacional

Los $6 millones que se irán a la trituradora

Corría mayo de 2009 y en el ambiente había gran expectativa por conocer a los integrantes del gabinete del recién electo Ricardo Martine...

Corría mayo de 2009 y en el ambiente había gran expectativa por conocer a los integrantes del gabinete del recién electo Ricardo Martinelli. Se mencionaron muchos nombres de empresarios y constructores de renombre, casi todos con vínculos políticos con el popular presidente electo y otros con perfiles de independientes. El nombre de Federico José Suárez, un joven promotor de proyectos de viviendas, ex futbolista (se dice que era muy allegado al desaparecido Rommel Fernández) e hijo de prominente inmigrante asturiano con intereses en La Chorrera, sería finalmente el responsable de las riendas del Ministerio de Obras Públicas. Es importante anotar que el hoy funcionario fue gerente general de Constructora Suárez (una de las empresas del holding) por espacio de 15 años.

La información, contenida en la web de Grupo Suárez, destaca que el hoy ministro desde muy pequeño se enfocó en aprender sobre la administración de empresas relacionadas con la familia. ‘Su educación de ingeniero industrial y la dinámica de formación familiar, han sido la combinación adecuada para lograr el éxito’, dice la reseña que ubica a Federico José Suárez como el vicepresidente de Arquitectura e Ingeniería de este grupo. Por ninguna parte aclara que está alejado de esas responsabilidades por estar encomendado a las tareas de ministro de Estado.

Pero, antes de que esta designación aterrizara, Constructora Suárez —con el potencial nuevo jefe del MOP a la cabeza— se responsabilizó del cambio de losas, reparación de drenajes pluviales en los puntos de mayor nivel freático o de condensación de aguas, mejoramiento de hombros o señalamiento vial en esta autopista de 18 kilómetros de longitud. El proyecto tenía una inversión de $US5,9 millones del presupuesto operativo del Ministerio de Obras Públicas.

En junio de 2009, y tras consulta de este diario, Suárez contestó que su empresa solo había realizado dos trabajos para el MOP y esto se debía a que la mayoría de las constructoras que suelen trabajar con este ministerio tenían ocupadas las maquinarias por problemas ocasionados ese año por las intensas lluvias y es entonces que le solicitan que intervenga con sus equipos. ‘A raíz de esto, me invitaron a participar en una licitación que se dio posteriormente para hacer una reparación parcial de la autopista Arraiján-La Chorrera, reparación que no había podido hacerse antes, debido a que la empresa que se había ganado este trabajo no lo había realizado’, dijo entonces.

Suárez aseguró que cuando el presidente Martinelli le ofreció la responsabilidad de ser ministro de la cartera del MOP, la cual aceptó, decidió ceder el contrato a otra empresa para evitar un conflicto de intereses.

Esta empresa no era, ni más ni menos, que Transcaribe Trading. ¿Qué formula sirvió para el traspaso del contrato de Constructora Suárez a Transcaribe?

¿Cómo se explica que en menos de un año hay que reconstruir totalmente esa autopista? ¿Quién recibió ‘con satisfacción’ los trabajos terminados por Transcaribe Trading, S.A.? ¿El ex ministro Colamarco autorizó este cambio de contratista?

Cualquiera que transita por la autopista hoy pensaría que no se han hecho reparaciones en la vía. Incluso aún se realizan algunos trabajos.

María Eugenia González, coordinadora de contratos en la Dirección de Contratos del MOP, asegura que esos trabajos sí se hicieron, ‘lo que pasa es que ahí tenemos áreas más críticas entre los sitios críticos’, explica al referirse a esas reparaciones.

¿INTERESES?

Enrique Montenegro, del Frente Nacional Anticorrupción, aseguró que hay otro conflicto de intereses en el proyecto de ampliación de la autopista Arraiján-La Chorrera. ‘El Frente maneja información de que este trabajo de ampliación beneficiará al ministro del MOP, por la indemnización de terrenos, propiedad de Suárez’, dijo.

Vea en la página siguiente una entrevista con el ministro Federico Suárez