Temas Especiales

04 de Jun de 2020

Nacional

David Murcia se declara culpable de conspiración para el lavado de activos

El creador de la comercializadora DMG, David Murcia Guzmán, se declaró culpable del delito de conspiración para el lavado de activos no ...

El creador de la comercializadora DMG, David Murcia Guzmán, se declaró culpable del delito de conspiración para el lavado de activos no procedentes del narcotráfico, según manifestó en declaraciones a la prensa, su abogado defensor Robert Abreu.

De acuerdo con el diario colombiano El Espectador, al término de la audiencia que se realizó hoy ante una Corte de Nueva York, Murcia señaló que se declara culpable de haber aprobado un negocio que resultó en la compra de propiedades en Miami y Nueva York, pero rechazó que los recursos utilizados sean producto del tráfico de droga.

Murcia podría pagar cerca de 5 años de prisión. Murcia Guzmán, quien fue detenido en Panamá el 17 de noviembre de 2008 y deportado dos días después a Colombia, ya fue sentenciado en Colombia a 30 años y ocho meses de prisión por haber montado una estafa a través de su grupo de empresas, dice el reporte noticioso.

Además, se le impuso una multa de 12,5 millones de dólares por delitos de lavado de activos y captación masiva y habitual de caudales públicos.

DMG tuvo "sucursales" en Panamá, Venezuela y Ecuador, pero fueron intervenidas por los respectivos Gobiernos y tenía planeado establecerse también en México, Perú y Brasil.

Una publicación del diario bogotano de noviembre de 2008, titulada "El paraíso de Murcia en Panamá", señala que la primera vez que David Murcia Guzmán ingresó a Panamá fue en noviembre de 2005 y en los tres años siguientes registró 16 entradas y salidas.

Es decir, en apenas tres años logró consolidar un fortín económico que hoy sorprende por igual a las autoridades colombianas y panameñas. Su último lugar de residencia era el exclusivo sector de Costa del Este, cerca de un acreditado megaproyecto hotelero que en la actualidad construye el multimillonario norteamericano Donald Trump en el itsmo.

Desde julio de 2006, Murcia Guzmán alquiló un lujoso apartamento en la exclusiva torre dos del PH Miramar Plaza, en la avenida Balboa, donde pagaba un arriendo mensual de 8 mil 900 dólares.

En este lugar empezó a proyectar su negocio de DMG, para el cual ya tenía cuatro locales, dos en ciudad de Panamá, uno en Chitré y un cuarto en Colón.

Todos operaban bajo la denominación de Comercializadora Virtual S.A. El Ministerio de Comercio e Industrias ordenó la cancelación de estos locales.

En septiembre de 2010, Murcia Guzmán fue sobreseído en un proceso por lavado fue dictado por el juez Hermes Quintero, pero la batalla legal de Murcia continúa en Panamá, pues la Fiscalía le tiene otra causa por captación ilegal de dinero a través de DMG.

Murcia había sido acusado en Panamá por supuestamente haber recibido fondos del narcotraficante colombiano Juan Carlos Abadía alias "Chupeta", para sus operaciones de captación de dinero con el esquema de pirámides utilizando el sistema bancario panameño.

La fiscalía antidrogas del Ministerio Público de Panamá ya había solicitado al tribunal un sobreseimiento preliminar en este caso.

Murcia Guzmán, capturado en Panamá y deportado a Colombia, fue condenado a 30 años de prisión un año más tarde por captación ilegal de dinero y blanqueo de capitales.

El 5 de enero de 2010 Colombia lo entregó en extradición a Estados Unidos, donde el preso está acusado de varios delitos.

En Panamá, donde vivía en medio de lujos, Murcia Guzmán declaró haber financiado con seis millones de dólares la campaña de los comicios de mayo de 2009.

DMG tuvo "sucursales" en Panamá, Venezuela y Ecuador, pero fueron intervenidas por los respectivos Gobiernos y tenía planeado establecerse también en México, Perú y Brasil.