Temas Especiales

25 de May de 2020

Nacional

Fracasos sí preocupan al Ministerio de Educación

PANAMÁ. En el cuarto bimestre, los estudiantes se vuelven genios, así lo ha constatado por años la profesora y viceministra de Educación...

PANAMÁ. En el cuarto bimestre, los estudiantes se vuelven genios, así lo ha constatado por años la profesora y viceministra de Educación Mirna de Crespo. Se vuelven genios porque los padres de familia los apuran a que salven por lo menos el año escolar y otros se vuelven genios porque quieren seguir avanzando con el resto del grupo, dice la profesora, quien no duda en afirmar que el problema de los altos fracasos es de vieja data, es histórico en la educación pública.

Lo reconoce una docente que durante sus años en el aula, los ex alumnos la recuerdan por lo estricto de su metodología.

LA INVERSIÓN

En 2010, el sistema educativo público tiene una población de 702,947 estudiantes en los tres niveles. Premedia y media suman 237,226 estudiantes y cada alumno cuesta 1,033 dólares anuales al Estado, en total sería 245 millones de dólares anuales; mientras que en el nivel básico general la cifra es de 465,721 alumnos a razón de 503 dólares cada uno, que representan 234 millones anuales al Estado.

Lucy Molinar, ministra de Educación, señala que la Beca Universal es una alternativa para disminuir las calificaciones en rojo. ‘Lo que ha pasado es que muchos estudiantes fracasados se han puesto a estudiar y, como hemos involucrado a los padres de familia, estos se han interesado por el estudio de sus hijos’, asegura.

Molinar, ante el aumento alarmante de los fracasos (en el Centro Educativo Stella Sierra, sólo está pasando el 11% de los estudiantes) tanto de la básica como de la premedia y media, dice que la cifra le importa, por eso agrega que ‘el Ministerio está haciendo las inversiones, capacitaciones, nuevas infraestructuras, estamos trabajando en forma agresivísima, hay miles de padres de familia que están participando. Hay que ayudarlos a orientar a sus hijos; en el papel del padre de familia, esa capacitación ha sido muy bien acogida’.

La ministra advierte que las asociaciones de padres de familia tienen que hacer más cosas que recoger fondos, tienen que ser parte de la formación de sus hijos. Y agrega que es un círculo completo en torno al estudiante: el docente, el padre, el contenido, la forma atractiva para enseñar. Son muchas cosas que tienen que gravitar para que el estudiante lo haga porque quiere y no porque está obligado por el padre de familia.

TABLA DE SALVACIÓN

Para Juan Ramón Herrera, dirigente de la Asociación de Educadores Veragüenses (AEVE), en el último bimestre los estudiantes ponen más interés en los estudios y una gran cantidad salva el año.

Herrera, como docente, utiliza otras variables para apoyar el esfuerzo de los estudiantes, evalúa otras aptitudes del alumno. ‘El ministerio sí nos dice que bajemos al 20% la cantidad de fracasos’.

El dirigente Luis López sostiene que hay que hacer lo humanamente posible para bajar la cantidad de fracasos. ‘Esto es un trabajo conjunto, no debemos aceptar que se quede un 20 ni un 10% de alumnos, tenemos que ponernos una meta de cero fracasos’, comenta.

Entre los factores que llevan al fracaso escolar, López pone en primer lugar la desintegración familiar, luego enumera: el poco tiempo que comparten los padres con los hijos porque ahora en la mayoría de los hogares ambos trabajan, la influencia de los programas televisivos y la desidia de los propios estudiantes, el desapego por la educación, ellos no están convencidos de que la educación los puede sacar de la pobreza o les puede mejorar la situación.

Nivia Rossana Castrellón, presidenta de la Unión Nacional de Centros Particulares, sostiene que el fracaso en estos centros es bajo y que la enseñanza particular es una de las mejores prácticas de educación en el mundo. Explica que el sistema educativo será tan bueno como sus educadores, así que tendrán mejores resultados quienes enseñen mejor.