Temas Especiales

26 de Ene de 2023

Nacional

Panamá pierde a una gran mujer

Una mujer combativa, decidida y que repugnaba a Manuel Antonio Noriega partió. Astrid Wolff Villalaz, una luz de lucha se apagó.

Una mujer combativa, decidida y que repugnaba a Manuel Antonio Noriega partió. Astrid Wolff Villalaz, una luz de lucha se apagó.

Ella, quien descendía de figuras importantes dentro de la historia panameña como Nicanor Villalaz, ideador del Escudo de Armas de Panamá, luchó por varios años en un pequeño país donde la dictadura tomó gran protagonismo dentro de la vida de los panameños.

Su pasión por la tierra que la vio nacer la llevó a luchar por lograr mejores días para todos y así ganarse el respeto de políticos y civiles en todo Panamá.

Wolff fue electa representante del corregimiento de San Francisco en el año 1989, pero fue anulada, y no fue hasta el período de 1990 cuando toma posesión manteniéndose en el cargo hasta el 2004 y luchó por conseguir que se trataran las aguas residuales.

Ella formó parte del Partido Demócrata Cristiano (PDC) y fue una combativa y activista civilista que enfrentó a la dictadura militar, hechos que le ocasionaron un arresto.

Cuando el PDC se unió al PRD para llevar al poder a Martín Torrijos abandonó con gran tristeza ese colectivo.

Astrid Wolff Villalaz falleció anoche a causa de las complicaciones de una enfermedad renal que la aquejaba desde hacia ya varios años.

El Consejo Municipal de Panamá guardó un minuto de silencio por la dinámica concejal capitalina.

Sus amigos Miguel Antonio Bernal y Luis Eduardo Camacho la recuerdan como una mujer luchadora a la que se le debe mucho.

Igualmente, para Guillermo Cochez, embajador de Panamá ante la Organización de Estados Americanos (OEA), "Astrid Wolff fue una gran mujer". "Como representante de corregimiento de San Francisco desde 1990, fue quien descubrió que el edificio donde está la actual Junta Comunal en Carrasquilla había sido adjudicado a la junta por una persona que al morir no había dejado herederos", recuerda.

Cochez manifiesta que como creativa hizo muchas obras en San Francisco como el edificio de la Biblioteca ubicado frente al Banco Nacional de San Francisco.

"Con otras mujeres que la acompanaron en ese Concejo de lujo que hubo en el 90, al lado de Nelly de Figueroa en Bellavista; Migdalia Fuentes de Pineda en Pueblo Nuevo y la senora Jaén en Betania se demostró que el manejo de los fondos municipales puede ser transparente y que las mujeres pueden hacerlo mejor que los varones", concluye en embajador.

Sus honras fúnebre serán anunciadas próximamente.