Temas Especiales

13 de May de 2021

Nacional

Presidente culpa a Juan C. Varela

PANAMÁ. Ya comienzan las voces de organismos internacionales a pronunciarse sobre los conflictos entre los indígenas ngöbes y el Estado ...

PANAMÁ. Ya comienzan las voces de organismos internacionales a pronunciarse sobre los conflictos entre los indígenas ngöbes y el Estado panameño por la Ley 8, que estableció reformas al Código Minero.

El relator Especial de las Naciones Unidas por el derecho a los pueblos indígenas, James Anaya, hizo un llamado al diálogo entre ambos sectores.

Anaya destacó que desde la discusión de la ley se han registrado varios enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y el pueblo indígena en los que varias personas resultaron heridas y otras detenidas.

‘Tengo conocimiento de que se ha convocado a nuevas movilizaciones para los próximos días’, dijo el relator especial, quien instó al gobierno a tomar las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las personas que participen en las concentraciones y evitar que se produzcan actos que afecten sus vidas e integridad.

Anaya hizo un llamado para que se entable un proceso de consultas entre los pueblos indígenas para que se pueda encontrar una salida pacífica a la situación de tensión relacionada con la ley que reformó el Código Minero.

CULPAN A VARELA DE LLAMADA

El presidente de la República, Ricardo Martinelli, culpa ahora a su vicepresidente y canciller, Juan Carlos Varela, de haberlo inducido a cometer el desliz diplomático al llamar a su homólogo surcoreano, Lee Myung-bak, para darle la noticia de que ya había aprobado la Ley 8 que reforma el Código Minero. ‘Fue una recomendación que me hizo el canciller Juan Carlos Varela. Lo que pasó es que yo, siguiendo instrucciones del canciller y del embajador surcoreano, le hice una llamada para decirle que las empresas coreanas vinieran a establecerse en Panamá, no solo en minas, porque nos han prometido inversiones de muchos millones de dólares y que le van a dar trabajo a miles de personas’, indicó el mandatario.

Martinelli dijo que su reciente viaje a Corea del Sur tuvo el objetivo de conseguir nuevas inversiones para el país y reiteró que durante su mandato él no ha dado concesiones para ninguna mina, ya que las mismas fueron otorgadas en administraciones anteriores.

Sobre el plazo de ocho días que han dado las agrupaciones indígenas para que la Ley 8 sea derogada, el mandatario respondió: ‘aquí no se puede derogar una ley solo porque las minorías quieran imponerse sobre las mayorías, aquí en las áreas comarcales no va a haber explotación de minas’.

Lamentó los sucesos registrados el martes y señaló que se había ido a establecer un diálogo y lo que prevaleció fue la violencia. Martinelli denunció que durante las manifestaciones ‘habían extranjeros infiltrados que hemos identificado y estamos investigando’.

Insistió en que lo que se busca es que Corea del Sur invierta en puertos y construcciones y que se concreten todas las ofertas del gobierno coreano y no pensó que era nada indebido, ‘lo que pasa es que como presidente me toca ir a buscar inversión extranjera para que haya más anuncios en sus televisoras, para que se construyan más casas y hayan más impuestos’, dijo el presidente Martinelli a la vez que manifestó que los medios de comunicación han mal interpretado sus últimas acciones.

Las declaraciones del mandatario se dieron en La Chorrera, durante la entrega de las viviendas que la Caja de Ahorros donó a dos cabos de la Policía Nacional.

EN POCOS DÍAS, ESTADO DA DOS CONCESIONES MINERAS

Mientras el presidente asegura que su gobierno no ha dado ni dará concesiones mineras, el pasado martes se publicó en la Gaceta Oficial, número 26723 la incorporación al régimen de concesiones mineras, una zona de 499.98 hectáreas ubicadas en Pacora y otra de 1530.00 hectáreas de un área ubicada en el corregimiento de Río Hato, distrito de Antón, en la provincia de Coclé. Ambas concesiones fueron dadas por el viceministro de Comercio e Industrias, Ricardo Quijano.

CANCELAN PROTESTAS EN PACORA

Erick Sánchez, dirigente ngöbe que organizo las protestas en Pacora, anunció ayer el cese de las acciones no sin antes enviarle un mensaje al cacique Rogelio Moreno, para que se reúna con ellos hoy, a las ocho de la noche, para que en persona les aclare de parte de quién vino la tregua de ocho días que le han dado al gobierno.

En tanto, en la provincia de Veraguas, a la altura de Ojo de Agua, unos 400 indígenas y campesinos de la comarca Ngöbe-Buglé cerraron por más de cuatro horas la vía Panamericana.

Los manifestantes, provenientes de las comunidades indígenas del distrito de Ñurum y otros poblados comarcales, se mantuvieron desde la 1:00 p.m. sobre los dos paños de la vía impidiendo el tránsito vehicular, gritando consignas y bailando sus danzas originarias.

Millones de dólares en pérdidas han dejado las recientes manifestaciones y cierres de calles que han paralizado el país en los últimos días, según estimaciones de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá.

IGLESIA SOLICITA DIÁLOGO

En tanto, monseñor José Luis Lacunza, de la Diócesis de David, señaló que en el área en donde se encuentra la mina de oro y cobre en Cerro Colorado pasan los ríos que sirven de abastecimiento de agua a muchas comunidades indígenas.

Monseñor Lacunza destacó que cualquier desastre ecológico podría ser fatal si no se piensa a tiempo en lo que se va a hacer. Ya es hora de que los gobiernos trabajen en función de un proceso de desarrollo a mediano y largo plazo, para que de una vez por todas acaben con la marginación y la exclusión de los pueblos indígenas en vez de estar ejecutando planes de emergencia o programas temporales convirtiéndolos en simples dependientes.

(Con información de Yodalis Bethancourt, Eyra Rodríguez, Ovidio Lorenzo, Luis Aguilar y Linett Lynch)