Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Nacional

Crisis en Libia sacude el mundo

PANAMÁ. La incertidumbre que atraviesa Libia, por los enfrentamientos entre fuerzas rebeldes y leales al coronel Muamar Gadafi, podrían ...

PANAMÁ. La incertidumbre que atraviesa Libia, por los enfrentamientos entre fuerzas rebeldes y leales al coronel Muamar Gadafi, podrían mantener el precio del barril de petróleo todavía más tiempo al alza.

Incluso, un mal síntoma apareció ayer, cuando situaciones de desestabilización comenzaron a darse en Yemen y Bahérin, países con gran potencial petrolero en Medio Oriente.

Los precios del barril de petróleo alcanzaron ayer su nivel más alto desde 2008 en Nueva York con $105.44 dólares por barril, lo que significa un ascenso de 20% en solo dos semanas.

La situación repercutió duramente en el mercado bursátil latinoamericano. Las bolsas de valores de México, Chile, Perú y Colombia no resistieron el desplome, mientras que en los Estados Unidos todos los indicadores económicos (Dow Jones, Nasdaq y S&P500) bajaron telones con fuertes retrocesos, mostrando el estrés por la situación en Libia.

MEDIDAS URGENTES

Algunos países han dado pasos hacia el racionamiento energético, empujados por el clima de incertidumbre existente en el mercado petrolero mundial.

Por ejemplo, el gobierno nicaragüense confirmó el otorgamiento de subsidios a la energía y el transporte, para evitar alzas en la facturación energética y el pa saje del transporte público colectivo.

En España, se redujo a 110 kilómetros por hora la máxima velocidad en las carreteras abiertas del país, en busca de bajar el consumo de gasolina, mientras que las autoridades brasileñas recortaron gastos presupuestarios, pero tratando de no afectar las obras importantes como las estructuras para el Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

¿Y PANAMÁ?

Sujeto al vaivén del movimiento de los precios a nivel internacional, en Panamá solo queda esperar. Mañana deben anunciarse los precios de paridad para las gasolinas y los combustibles que compran los consumidores y lo que se espera es de alta proporción, a juzgar por el comportamiento del mercado petrolero exterior.

Ya en el último anuncio a finales de febrero se esperaban bajas en el combustible, sin embargo, los aumentos fueron de hasta 6 centavos más para las gasolinas de 91 y 95 octanos y el diesel.

Entre tanto, una fuente oficial aseguró que se están estudiando medidas tendientes al ahorro energético en el sector público, entre las que se contempla el racionamiento en el uso de aires acondicionados en las instituciones del Estado, además de la utilización de combustibles alternativos y otras fuentes de energía.