Temas Especiales

16 de May de 2021

Nacional

Conflicto por el Tabasará

VERAGUAS. Una tregua entre Gobierno e indígenas, que rechazan el proyecto hidroeléctrico de Barro Blanco, se alcanzó ayer, luego de una ...

VERAGUAS. Una tregua entre Gobierno e indígenas, que rechazan el proyecto hidroeléctrico de Barro Blanco, se alcanzó ayer, luego de una reunión con la ministra de Gobierno, Roxana Méndez, en la comunidad de El Barrero, en Tolé, Chiriquí.

Los indígenas aceptaron suspender el cierre de la vía Interamericana hasta el lunes 18 de abril, pero se mantendrán en el campamento habilitado en las riberas del río Tabasará, a la espera de los resultados del diálogo.

El lunes se sentarán en la mesa del diálogo el Gobierno, la empresa Hidroeléctrica Barro Blanco y los indígenas.

La entrada al proyecto hidroeléctrico Barro Blanco está cerrada por un campamento de indígenas y campesinos, que se instaló para impedir la explotación del río Tabasará.

La situación, cada momento toma más fuerza, debido a que al no recibir respuestas del gobierno, los manifestantes pasaron en los últimos días de cierres parciales de la vía Interamericana a realizar paralización total del tráfico por esta ruta, lo que ha implicado afectaciones a cientos de conductores, transportistas y usuarios.

Durante el pasado martes y ayer miércoles, la vía internacional ha sido cerrada en su totalidad por más de tres horas, a la espera de que el gobierno enviara una comisión que los escuche y se comprometa a cancelar este tipo de proyectos.

Manolo Miranda, vocero del los manifestantes, aseguró que el proyecto hidroeléctrico ha sido inconsulto, pues en ningún momento se tomó en cuenta la opinión de los moradores de los nueve corregimientos que serán afectados directamente.

Explicó que la empresa no puede negar su responsabilidad, porque son los que iniciaron los trabajos y comenzaron a hacer movimientos de tierra sin que las poblaciones conocieran lo que estaba pasando.

Advirtió que si los más de 250 indígenas y campesinos que están en las calles no son suficientes para ejercer presión y parar el proyecto, ‘llamaremos a los 17 mil que conforman los nueve corregimientos, para ponerlos en la Interamericana y que se sienta una acción más fuerte’.

‘Señor presidente, usted hizo campaña política con el pueblo de bandera, que nos iba a defender, que iba a poner orden en el país, porqué ahora no se pone al lado de los pobres, porque no necesita estar al lado de los ricos porque ya eres rico’, expuso.

Toribio García, miembro de la Coordinadora Indígena, hizo un llamado al gobierno a honrar los acuerdos de San Félix que pusieron fin a la serie de protestas, porque la hidroeléctrica también estaba contemplada en esas peticiones.

Indicó que, dependiendo de las respuestas que se obtengan la próxima semana, las protestas podrían arreciar, pues hay miles de indígenas y campesinos en las montañas que bajarán para luchar por sus tierras.

Wenny Bagama, vocera del movimiento, señaló que llevan 12 años defendiendo el río Tabasará de la amenaza de la explotación y continuarán en la lucha para evitar que les arrebaten sus fuentes de vida.

Agregó que las tierras donde vive con su familia serán inundadas y si eso sucede, ‘perdemos nuestro único medio de subsistencia’.

‘Cómo vivir del dinero si no lo tenemos, con lo único que contamos es con nuestra tierra, que es la única fuente de recursos, por eso la defendemos’, explicó.

En el lugar de la protesta los indígenas y campesinos pernoctan en los campamentos, instalados a orillas de la entrada del proyecto, en la comunidad de El Barrero, en Tolé, Chiriquí, donde se han instalado fogones tradicionales para cocinar los alimentos y hacer café.