19 de Oct de 2021

Nacional

Un Panamá homofóbico

PANAMÁ.. Bajo el sol del medio día se dio cita ayer a uno de los dos eventos conmemorativos del Día Internacional Contra la Homofobia en...

PANAMÁ.. Bajo el sol del medio día se dio cita ayer a uno de los dos eventos conmemorativos del Día Internacional Contra la Homofobia en Panamá. El lugar del encuentro: la Calle 50, frente al edificio de la Defensoría del Pueblo, donde dirigentes de la Asociación Hombres y Mujeres Nuevos de Panamá (A.H.M.N.P.) esperaban la asistencia de las personas homosexuales, que aprovecharían para declarar sus derechos y luchar contra el flagelo que, según Ricardo Beteta, dirigente de este grupo, ‘es un cáncer social igual que el racismo, la misoginia y la xenofobia’.

UN POCO DE HISTORIA Y CONTEXTO

A pesar de que en 1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales y son muchas las personas que día a día escogen la diversidad sexual como opción, de que la ONU pidió a los líderes mundiales que realicen ‘un firme llamado de atención para acabar con la discriminación por orientación sexual e identidad de género, así como con la homofobia y la transfobia’ y que ayer mundialmente millones de personas salieron a las calles a reivindicar los derechos de los homosexuales y decir no a la homofobia, en Panamá un hombre dice ‘¡calle esa boca!’, cuando le preguntan qué haría si su hijo fuera homosexual y se conoce de seis mujeres a las que les quitaron sus hijos por ser lesbianas.

‘La gente cae encima hablando de la moral, de la Biblia, de Adán y Eva’, dice Beteta. Por eso, a la cita del medio día sólo asistieron alrededor de 30 personas. Por eso en medio del sol ardiente, cuando se estiraba una mano para entregar una volante informativa, muchos conductores subían la ventanilla del auto.

Según Beteta, ‘el mayor problema es la indiferencia. No importa si matan a un travesti, si violan a una lesbiana, el imaginario colectivo te lleva a acusar a la víctima pensando: se lo ganó por homosexual. Uno de nuestros retos es sensibilizar a la población para acabar con la indiferencia que apoya la violencia’.

Y precisamente, en un proyecto de sensibilización abanderado por Franklin Robinson para ‘bajar un poco el índice de homofobia panameña’, al caer la tarde otro grupo se reunió frente a la Defensoría en la campaña: Tengo un Amigo Gay.

Alrededor de 100 personas se pintaron los colores del arcoíris; el 85% de ellas, heterosexuales.

En un país cuya población homosexual, según Beteta, ‘ronda los 300 mil ciudadanos’, el Día Internacional contra la Homofobia participaron menos de 200 personas. La razón, en palabras de Robinson, es ‘el miedo. El temor al rechazo de la familia, los amigos, los socios, porque en Panamá todavía hay homofobia’.