Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Nacional

LNB: entre presiones, el acaparamiento y la suerte

PANAMÁ. Mientras los diputados definen el futuro del proyecto de reformas a la ley de la Lotería Nacional de Beneficencia (LNB), su dire...

PANAMÁ. Mientras los diputados definen el futuro del proyecto de reformas a la ley de la Lotería Nacional de Beneficencia (LNB), su director José Pablo Ramos, no se quedará de brazos cruzados.

Con el ‘objetivo’ de equiparar las libretas de lotería a todos los billeteros hasta 700 dólares, Ramos ya tiene entre sus planes la emisión de ‘nuevas libretas’, con una inversión que supera los 8 millones de dólares.

Según dice, no existen suficientes libretas para ‘beneficiar’ a las personas que realmente necesitan de un apoyo. ‘Aquí a todo el mundo se le ayuda [luego] que mediante evaluación de los trabajadores sociales se les compruebe que efectivamente necesitan un apoyo económico’, detalló

Lo que también dejó claro el director de la LNB en entrevista con La Estrella es la constante solicitud de libretas que le hacen ‘algunos diputados’, que piden hasta 10 tableros de lotería.

‘Se les ayuda, pero es imposible concederles tal cantidad, aquí no puede venir un diputado a exigirme y a amenazarme para que le entregue libretas’, advirtió.

Frente a esto, Ramos no descarta que algunos diputados hayan decidido ‘aplazar’ la discusión del proyecto, aduciendo falta de consenso cuando en realidad existe, a su juicio, ‘otros intereses’.

El as bajo la manga que mantiene Ramos es echar adelante su propósito de lograr una nueva emisión, de la que solo él tendrá acceso para su distribución y que entregará a discreción suya.

Irónicamente, mientras se intenta aumentar las ventas con la emisión de nuevos chances y billetes, las ganancias para la institución en los primeros cuatro meses del año cayeron. En 2010 las ganancias alcanzaron los 39.2 millones mientras que ha la fecha la ganancia neta por ventas está en 35.7 millones de dólares.

Ramos atribuye la baja rentabilidad, a la irregularidad con que se efectuaron los sorteos en el mes de abril por los días libres como la Semana Santa y 1 de mayo.

DECEPCIONADOS

A su vez, Pedro Meilán, administrador de la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco), lamentó que intereses de un grupo impidan que se apruebe una ley que, entre otras cosas, busca sancionar a los que se dedican a la venta de chances casados.

‘No queremos pensar que esto se pueda detener por intereses particulares’, destacó Meilán, quien asegura no haber sido parte de la redacción de la norma, y que a diario recibe quejas sobre billeteros que insisten en vender números casados.

SIN MOTIVACIÓN

Con todo esto, los billeteros parecen haber pasado a un segundo plano; y con ello, la garantía de aumentos en sus ganancias. Las marchas y protestas se convirtieron en manifestaciones que no dieron frutos.

Quienes tienen el poder en sus manos de garantizar que la promesa de campaña se haga efectiva, optan por salvaguardar la popularidad circuital.

Ángela Ruiz, de los billeteros independientes, dice que el interés primordial del grupo –las ganancias del 12.5%— ya no representa la necesidad de la mayoría.

Consideran que la pugna entre los diputados y el director de le entidad deja en evidencia que pese a que ellos representan la mayoría existe un movimiento de fuertes intereses que manejan a la entidad de beneficencia a su antojo.

‘Cuando se disponen a trancar cualquier iniciativa que ponga en riesgo sus intereses, simplemente olvidan al trabajador que sorteo tras sorteo lucha por vender la mayor cantidad de números para evitar las devoluciones’, dijo.

La dirigente dice que prefieren que se frenen las sanciones, porque si no hay para las casas grandes tampoco deben existir para ellos.

Más cauteloso es Ceferino Acevedo, del Sindicato de Billeteros: ‘Si esperamos lo mucho, podemos esperar lo poco’, refiriéndose a su confianza en que el proyecto logre el consenso y sea aprobado en sesiones ordinarias en julio próximo.

Aunque ningún grupo habla de marchas, por ahora, insisten en que el proyecto sea aprobado ‘cuánto antes’.

No quedan dudas de que los poderes económicos que operan bajo a la sombra de la LNB siguen teniendo fuertes tentáculos que hacen casi imposible combatirlos frente a los trabajadores y a un grupo de consumidores, que exigen que se penalicen la venta clandestina. ¡Sálvese quien pueda!