Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Nacional

Un lésbico beso en la entrada de la iglesia católica panameña

El desafío a la Iglesia católica ocurrió. Valentina Hernández y Johana Araúz, la pareja lesbiana panameña, llegó en compañía de miembro...

El desafío a la Iglesia católica ocurrió. Valentina Hernández y Johana Araúz, la pareja lesbiana panameña, llegó en compañía de miembros de la Asociación Hombres y Mujeres Nuevos de Panamá (HMNP) y se dieron un apasionado beso boca a boca.

Las personas miraban la hazaña que tuvo lugar nada más y nada menos que en la entrada de la principal iglesia católica de Panamá, la Catedral Metropolitana, en San Felipe, el área donde se ubica la Presidencia de la República.

En la protesta dominguera llamada "Un besito no es delito", de grupos lésbicos-gays, exigían respeto, incluso ondearon la bandera multicolor, que los representa, en las escalinatas de la entrada del templo de Dios.

Valentina, de 32 años, y Johana, de 24 años, que tienen 4 meses de noviazgo, fueron arrestadas por más de 4 horas por la Policía de Panamá el pasado 27 de marzo luego de darse un beso en Plaza Catedral, algo que surgió de forma espontánea entre ambas chicas.

Esa muestra de amor las llevó a la Sub-Estación de El Chorrillo, pero ante el apoyo de Ricardo Beteta, presidente del principal grupo lésbico-gay panameño, volvieron a besarse e invitaron a hacerlo a quienes querían.

El arzobispo de Panamá, monseñor José Domingo Ulloa, dijo que "la moral y el respeto son importantes en una sociedad, cuando eso se pierde, estamos en peligro de afectar la base, que es la familia".

Panamá no reconoce la unión de hecho entre personas del mismo sexo (hombre con hombre, mujer con mujer) aunque en 2008 despenalizó las relaciones homosexuales.