Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Nacional

CD y panameñismo esquivan interrogar a Sáez-Llorens sobre la bacteria

Era como el "cuco" en la Asamblea Nacional. Los diputados del partido gobernante Cambio Democrático (CD) y sus aliados del Partido Pana...

Era como el "cuco" en la Asamblea Nacional. Los diputados del partido gobernante Cambio Democrático (CD) y sus aliados del Partido Panameñista prácticamente le huyeron al director de la Caja de Seguro Social (CSS), Guillermo Sáez-Llorens, en medio de su comparecencia en el pleno legislativo por la bacteria Klebsiella pneumoniae (KPC) en el Complejo Hospitalario Metropolitano.

A pesar las 16 muertes y las quejas dirigidas a directivos de la entidad, los oficialistas no le interrogaron e incluso dejaron las curules vacías.

Sáez-Llorens acudió ante los diputados este miércoles y fueron los de la Bancada opositora del PRD quienes le realizaron duras críticas.

En fila los perredistas le asestaron golpes en medio de su interrogatorio, comenzó Iracema de Dale, de Colón. "Es lamentable que se busque excusa, hay que aceptar que se falló", les dijo.

Siguió Renauld Domínguez, de Coclé, quien casi les dijo ineficientes.

El turno le tocó a Crispiano Adames, quien llegó hasta a reprocharle que le dieron el voto cuando en 2009 lo ratificaban y han descuidado la salud. El presidente encargado del pleno, Ronny Araúz, su excompañero del PRD antes de saltar al CD, le reprendió y le llamó al orden.

La jornada la siguió Denis Arce, Carlos Cedeño y Leandro Ávila, quien expresó: "lo grave de todo fue que se ocultó información al pueblo panameño".

El único que se anotó para hacer preguntas del oficialismo fue el panameñista Pablo Vargas, un médico.

El también presidente de la Comisión de Trabajo y Salud de la Asamblea no hizo más de 4 preguntas sencillas, leves, y felicitó al director y a su equipo "por dar la cara".

En medio de las respuestas del director de la CSS y su equipo como Javier Díaz, director ejecutivo de Prestaciones de Salud de la CSS y el subdirector Marlon De Sousa recibían gritos desde las gradas. "Mentiroso", "renuncien", "asesinos", se escuchaba.

Entraron a las 5:56 de la tarde y se cerró el interrogatorio a las 9 de la noche.