Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Nacional

Incidente con fotógrafo y encargado de sala de prensa del Rod Carew

Un nuevo incidente con la prensa local toca ahora el XXXIX campeonato Mundial de Béisbol, celebrado en Panamá.

Un nuevo incidente con la prensa local toca ahora el XXXIX campeonato Mundial de Béisbol, celebrado en Panamá.

Ocurre que en la sala de prensa del estadio Rod Carew, de medios panameños e internacionales, el reportero gráfico Mauricio Valenzuela, de la agencia Xinhua, fue golpeado por Javier Rosado, enlace con la prensa, cuentan versiones de periodistas.

Dijeron a La Estrella que el fotógrafo Valenzuela estaba usando la fotocopiadora sin autorización de Rosado, encargado de la sala de prensa y cuando éste le reclamó se dio la agresión.

Rosado se paró de su puesto y le dijo gritando que no podía usar el equipo y le fue a mover y entonces Valenzuela le quitó el brazo.

Rosado lo agarró por el cuello y le comenzó a pegar por la espalda.

La Estrella ubicó a Valenzuela, cuando estaba en la subestación de Diablo, y contó que utilizó la fotocopiadora, porque es la sala de prensa, incluso hay computadoras y todos tienen sus respectivas credenciales.

Aseguró que jamás pegó, fue agredido por Rosado y le quitaron sus credenciales.

El asunto comenzó por una lista de jugadores que los fotógrafos utilizan para apoyarse y tomar las fotos, pero indica que al solicitarla no habían más ejemplares. Es cuando Valenzuela pide una prestada y le hace copias.

Tanto Rosado como Valenzuela fueron esposados por una agente policial.

Sin embargo, sería una denuncia mutua porque en la Subestación de Diablo estaban los dos aún a las 6:10 de la tarde.

Un fotógrafo no apoya a Valenzuela porque alega que el responsable de los equipos es el señor Rosado, pero otro cuenta que este encargado de la prensa es muy grosero.

Ya hay un incidente en el tapete. Días atrás, un fotógrafo de una agencia quería tomar café, pero no había nadie y abrió la gaveta para buscar vaso y fue reprendido de malas maneras por Rosado.

Se trató de contactar al profesor Edwin Cabrera, organizador del Mundial de Béisbol, pero su celular salía apagado.