Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Nacional

‘Dejamos que Noriega hiciera mucho daño’

‘Manuel Antonio Noriega conoce perfectamente el paradero de la cabeza de Hugo Spadafora y sabe todo lo que sucedió, porque él planeó el ...

‘Manuel Antonio Noriega conoce perfectamente el paradero de la cabeza de Hugo Spadafora y sabe todo lo que sucedió, porque él planeó el secuestro y posterior asesinato de quien sabía era su acérrimo opositor’.Así habló Guido Spafadora ante La Estrella. Es el hermano de Hugo, el médico decapitado que fue uno de los primeros en acusar a Noriega de corrupción, sadismo y de estar vinculado al narcotráfico, entre otros. En agosto de 1985, el diario La Prensa publicó su última crítica titulada La tuberculosis maquiavélica de Noriega.

El 13 de septiembre de ese mismo año, Spadafora, quien tenía 45 años de edad, fue detenido en Chiriquí por miembros de las Fuerzas de Defensa y llevado al cuartel de La Concepción, en donde fue torturado y posteriormente decapitado bajo órdenes de la cúpula militar, al mando del entonces general Noriega.

Unos días después, su cuerpo fue encontrado, sin cabeza, en suelo tico. ‘El sabe dónde está la cabeza de Hugo, pero ese pobre diablo (Noriega) no va a decir nada, yo no espero nada’, indicó el médico.

Noriega está condenado en Panamá por el delito de homicidio en perjuicio de Spadafora, y otras víctimas, y, según han informado las autoridades, hoy pisa suelo patrio, después de estar pagando cuentas con las justicia en Estados Unidos y Francia, durante más de 20 años.

Guido Spadafora, quien junto a su familia luchó hasta el cansancio en las calles para exigir justicia por su hermano, se queda en silencio con la cabeza baja y mirando hacia el piso; y luego de un largo suspiro expresa: ‘Todavía no entiendo cómo los panameños dejamos que ese hombrecito se llenara de tanto poder e hiciera tanto daño al país y a la población".

Guido no solo perdió a su hermano Hugo, pues su padre también murió un día en que pedía justicia vehementemente en las calles por el asesinato de su hijo. ‘Desde que mataron a Hugo de la forma como lo hicieron, mi padre no volvió a sonreír y se fue deteriorando hasta que se acabó’, recuerda Guido con los ojos llenos de lágrimas.

Todo eso fue un episodio ‘muy triste para nuestra familia que no hemos superado y que creo no vamos a superar jamás… y Noriega que no venga aquí dizque a pedir perdón. ‘Él lo que tiene que hacer es pagar por todo el daño que causó a muchos panameños’, advierte.

¿DOCTOR SPADAFORA, USTED SABE QUE MANUEL ANTONIO NORIEGA LLEGA HOY, DOMINGO, SEGÚN SE HA DICHO…

-Desafortunadamente, así es. Hicimos todo lo posible para que se quedara en Europa, pero no pudimos. Pusimos una demanda ante la justicia italiana por la muerte de Hugo y la de mi padre, pero los italianos prolongaron los períodos de tiempo que les da la ley para actuar y eso permitió que Noriega pudiese salir para Panamá. No estoy criticando a los italianos, porque los entiendo al no querer a Noriega en su tierra. Ellos acogieron la demanda y lo van a juzgar, pero posiblemente en ausencia, porque Panamá no tiene acuerdo de extradición con Italia. Y la demanda no es solamente por el asesinato de Hugo, sino también por la de mi padre, como te dije, porque él murió como consecuencia de lo sucedido y eso allá se interpreta como un asesinato. Y quiero que sepas que hay mucha gente política encumbrada aquí que tuvo relación con todo lo sucedido y contra ellos también es la demanda… y te aseguro que van a ser llamados por la justicia de Italia. Lo van a dejar venir para Panamá, pero te aseguro que ese juicio tendrá repercusiones. Si hubiésemos empezado este proceso un par de meses antes, posiblemente lo hubiéramos agarrado.

¿Y QUÉ ESPERA USTED QUE PASE CON NORIEGA EN PANAMÁ?

Espero que vaya directo a la cárcel, donde debe estar; y no que le den casa por cárcel, como algunos han dicho que va a suceder, eso sería una burla muy grande para las víctimas de ese señor.

¿USTED ESPERA QUE DIGA DÓNDE ESTÁ LA CABEZA DE HUGO?

No, no. No espero nada de Noriega. Ese es un don nadie y siempre lo ha sido. Un don nadie que para creerse superior a los demás tenía que tratarlos mal, golpearlos, inclusive asesinarlos. El no tiene esa valentía de decir ‘yo hice esto o aquello’… Ese pobre diablo se va a quedar callado, aunque, por supuesto, él sabe perfectamente todos los detalles de lo que le pasó con Hugo.

HAY QUIENES DICEN QUE NORIEGA PUEDE SER UN PELIGRO PARA LA DEMOCRACIA PANAMEÑA…

No creo. Lo que sí puede hacer es intentar la compra de conciencias, porque ese es su estilo. A él lo que lo hacía fuerte era el uniforme y las armas. Ya no tiene ninguna de las dos cosas.

HE ESCUCHADO DE PARTE DE ALGUNOS QUE A NORIEGA DEBE DÁRSELE LA OPORTUNIDAD DE QUE PASE SUS ÚLTIMOS AÑOS CON LOS NIETOS…

También lo he escuchado. Pero cuando oigo a personas que dicen eso yo p ienso: ¡qué coraje! ¿Y Hugo, a quien él no le permitió ni siquiera disfrutar de su propia vida, de sus hijos y mucho menos de sus nietos? ¿Y las demás víctimas? ¡Qué pronto borramos los hechos de nuestras mentes los panameños! He oído decir también que Noriega ya pagó en Estados Unidos y en Francia, que pobrecito… Él aquí no ha pagado ni un solo día, y tiene que pagar en la jurisdicción panameña.

¿QUÉ REPRESENTABA HUGO PARA USTED?

Ante todo seguridad. Él me transmitía una seguridad infinita, un ánimo increíble. Fue mi ejemplo para todo, mi ejemplo de vida, era mi ídolo, un hombre realmente admirable y valiente. Sabía el peligro que le representaba el hecho de estar denunciando a Noriega por todos lados. Mira, una vez Hugo acusó a Noriega ante Torrijos. Le dijo a Torrijos: ‘Cuídese de este tipo que está aquí, porque le quiere dar un golpe, le está haciendo la cama’; y Torrijos le respondió a Hugo después que se fue Noriega: ‘Y tú cuídate de ese tipo que te va a matar’. Eso me lo contó Hugo. Y qué paso después, explotó la avioneta donde iba Torrijos. Es por eso que Hugo también lo acusaba de la muerte de Torrijos.

¿Y USTED NO TIENE MIEDO?

No, para nada, si lo peor ya lo pasamos. Todos los días la gente adepta a Noriega sobrevolaba helicópteros alrededor de nuestra casa y sacaba armas de largo alcance para amenazarnos. ¡Ufff! Ese señor no se conformó con mandar a matar a Hugo, sino que luego nos hizo la vida imposible. Yo te digo una cosa: si aquí no se hubiera producido la invasión, que no la justifico, este hombre hubiese matado a quién sabe cuanta gente que se oponía a sus fechorías, que éramos la mayoría ¡Y ese es el hombre que ahora es pobrecito!

SI TUVIERA LA OPORTUNIDAD DE ENCONTRARSE CON NORIEGA, ¿LO HARÍA?

No me interesa verlo. No quisiera verlo nunca... para nada. Él asesinó a mi hermano, mi inspiración. Mi ídolo.