Temas Especiales

23 de May de 2022

Nacional

Sociedad China continúa clamando por justicia

PANAMÁ OESTE. Familiares de los cinco jóvenes chinos chorreranos asesinados por ciudadanos dominicanos, reiteraron su petición a las aut...

PANAMÁ OESTE. Familiares de los cinco jóvenes chinos chorreranos asesinados por ciudadanos dominicanos, reiteraron su petición a las autoridades para que se haga justicia para que su muerte no quede impune, la denuncia presentada por sus abogados no será solo por secuestro y homicidio sino por asociación ilícita para delinquir.

María de Chen, abuela de Georgina Lee Chen de 18 años coincide con Roberto Lee, vocero de la sociedad china en La Chorrera en cuanto a que ambos consideran que el proceso está lento y que para tranquilidad de los familiares de las víctimas se debe hacer justicia y si hay terceras personas implicadas que se revelen sus identidades como s e hizo con los dominicanos.

De acuerdo a Roberto Lee todos los 11 de cada mes estarán realizando actividades en recordación a estos jóvenes y pidiendo a los tribunales de justicias agilizar las investigaciones para que se deslinden responsabilidades, ‘estamos claro que las investigaciones llevan su tiempo, pero exigimos esa agilización porque sentimos que existen más personas involucradas y están libres’.

Aunque han pasado ya casi tres meses del asesinato de Yessenia Lou Kan, Young Wu Ken, Joel Liu Wong, Samuel Zeng Chen y Georgina Lee Chen, ocurrida el 15 de septiembre, según estiman las autoridades, es evidente el dolor y la frustración que guardan en sus corazones los familiares y amigos de estos jóvenes considerados mártires por la propia iglesia católica.

ACTO DE RECORDACIÓN

Una vez que la caminata llegó al Parque Libertador estudiantes del Colegio San Martín de Porres, plantel donde estudiaron algunas de las víctimas, entonaron notas musicales en recordación a los cinco jóvenes y sus familiares pidieron a las autoridades locales a reforzar cultura de paz en el distrito.

Momento de dolor se volvió a manifestar en familiares y amigos de las víctimas que con lágrimas en sus ojos levantaban pancartas clamando justicia, mientras que el abogado Balvino Rivas Cedeño representante de la familia Wu, señalaba que la caminata es un mensaje alto y claro a las autoridades que estas familias piden una pronta justicia y que los que resulten culpables cumplan las penas que la ley les otorgue.

En esta ocasión a diferencia de la primera caminata por los jóvenes asesinados, no se contó con la presencia de la Policía Nacional como ocurrió anteriormente donde una delegación de la fuerza pública se hizo presente encabezada por el propio jefe de zona, subcomisionado Carlos Rumbo.

Lo cierto es que ayer los asistentes a la marcha reflejaban: pena, frustración e indignación por el asesinato de los cinco jóvenes.