Temas Especiales

10 de May de 2021

Nacional

La muerte de Ian Jael y la doble agonía de su madre

COCLÉ. El nacimiento de Ian Jael Quirós estaba previsto para el 26 de mayo. Marlin Yatzuris Quirós esperaba con ansias la llegada de su ...

COCLÉ. El nacimiento de Ian Jael Quirós estaba previsto para el 26 de mayo. Marlin Yatzuris Quirós esperaba con ansias la llegada de su bebé. Durante los meses previos, en el centro de Salud de Penonomé la doctora Margarita Jaén le decía que todo estaba bien. Un ultrasonido que le practicó el doctor Weaver la tranquilizó también.

La mañana del 27 de mayo, ‘Yazu’ y su madre viajaron hasta el cuarto de Urgencias del Hospital Aquilino Tejeira de Penonomé. Allí lograron un cupo, un médico de apellido ‘Pérez’ le hizo un monitoreo y le mandó un examen para revisar el corazón de Ian Jael.

‘El doctor Pérez me contó que si de esa fecha al 2 de junio no daba a luz requeriría cesárea. Pero desde ese día tuve tres días al bebé moviéndose en mi vientre’, cuenta Yazu mostrando el único biberón que había comprado para su pequeño.

—Yo le hablaba, le daba gracias a Dios por su llegada a este mundo. Le hablaba con cariño, cuando estaba solita, con él — cuenta mientras llora Yazu, quien también perdió a su padre a principios de año por falta de una ambulancia que lo trasladara al centro médico.

Después de una noche en vela, el 30 de mayo a las 11:00 de la mañana le dieron los dolores. Otra vez, en compañía de su madre, sacaron cupo, no la llamaron nunca ni la atendió ningún médico, una enfermera le entregó ‘un papel de ginecología y me mandó para la casa. Me indicó que me faltaba bastante’.

Al día siguiente, jueves 31 de mayo, regresaron al Aquilino Tejeira. Sacó cupo. Tampoco la atendió ningún doctor. ‘Casi me sacan otra vez, pero al fin me ingresaron a un cuartito. Me revisaron. Allí estaba una doctora, una enfermera y luego llamaron a la ginecóloga Olga Fuentes, que no estaba en el hospital cuando llegué’.

—La doctora miró la pantalla y contó que mi bebe había muerto. Me hicieron sufrir desde las diez de la mañana hasta las siete de la noche con mi niño muerto —me dijo la doctora Fuentes.

—Que no habría cesárea, tendría que parirlo de todos modos— escuchaba varias veces cuando el dolor le daba tregua.

Pero en los hospitales siempre hay almas caritativas. Una señora que lloraba la tragedia de la adolescente le recomendó a la madre que buscara al doctor Weaver para que le hiciera una cesárea urgente.

—Si no me hubieran hecho cesárea, yo también estuviera muerta porque ya estaba fría de tener el niño muerto dentro —dice Yazu, guardando las pertenencias de Ian Jael en cuatro maletas de viaje que nunca ha usado para otro fin que de archivadores.

LA DOCTORA FUENTES

Olga Beatriz Fuentes es una de los 12 médicos extranjeros que el Ministerio de Salud contrató por un año más pese a las críticas de los gremios médicos que no avalaron la idoneidad de estos galenos. Fuentes fue separada por seis meses del cargo y se le impidió la salida del país en una audiencia de garantías la semana pasada, donde se investigan otros casos parecidos al de Ian Jael, ocurridos en este mismo hospital, donde ronda la tragedia y el MINSA guarda silencio.