Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Nacional

Nuevas quejas contra la ANATI

PANAMÁ. Ciro Antonio Salazar, un señor nacido en la provincia de Coclé hace 69 años, no sabe a dónde ir para lograr que el Estado decida...

PANAMÁ. Ciro Antonio Salazar, un señor nacido en la provincia de Coclé hace 69 años, no sabe a dónde ir para lograr que el Estado decida sobre su caso. Asegura que la Autoridad Nacional de Administración de Tierras (ANATI) simplemente parece no funcionar.

Espera desde el 9 de agosto de 2011 la resolución para que se le dé el nuevo valor a la finca Nº 17768, ubicada en camino hacia la playa Juan Hombrón.

‘Por error’ en junio de 2008 la propiedad de Salazar fue valorada en 2 millones 197 mil 200 dólares.

Hoy día los impuestos por más de 10 hectáreas de tierra en la ANATI, del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), lo están ahogando.

El 21 de febrero de 2011, la entonces directora de Catastro, Anabelle Villamonte, ordenó un reavalúo.

En mayo de ese año, Salazar canceló los costos de la solicitud y el día 11 del mismo mes, el Consejo Técnico Nacional de Agricultura emitió un avalúo en donde se dio el valor catastral a la finca por 49 mil 437 dólares con seis centavos.

Mientras, a los tres meses salió el avalúo privado, según el cual se le daba valor comercial a la finca de 149 mil 409 dólares.

Salazar pensó entonces que su calvario estaba a punto de terminar, pero la espera se ha extendido sin que nadie le dé una razón.

Tras insistir en la ANATI, el campesino ha sabido que todo está detenido porque falta una firma. La de Vanessa Muñoz, directora de Avalúos en la ANATI. Asegura que su documentación fue ‘encajonada’.

Según Salazar, el problema parece residir en sus vecinos. Aparentemente, la cercanía de su terreno con la playa de Juan Hombrón evita que los funcionarios actúen.

El ciudadano afirma que Muñoz le comentó que ‘no sabía’ cómo resolver, pues su finca ‘se encuentra en Juan Hombrón’.

La finca, según Salazar, se encuentra a dos kilómetros de los polémicos terrenos envueltos en el famoso escándalo del año pasado.

‘Solo pido que se corrija el error y que se termine el caso para poder salvar mi finca’, concluyó Salazar.

Hoy la parte interesada se acercará a las oficinas de la ANATI para conocer cómo sigue el caso y espera una respuesta final que lo satisfaga.