Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Nacional

En Veraguas se enfrentan al cáncer con las uñas

SANTIAGO. La lucha contra el cáncer en Veraguas se torna más difícil porque no hay especialistas para atender la enfermedad.

SANTIAGO. La lucha contra el cáncer en Veraguas se torna más difícil porque no hay especialistas para atender la enfermedad.

La vida de los pacientes positivos de cáncer se hace más trágica a la hora de buscar los equipos médicos y el personal en los hospitales públicos de la provincia.

El doctor Santiago González, quien trabaja con el Ministerio de Salud (MINSA) y lleva el programa de cuidados paliativos, comparte que si se sospecha que un paciente tiene síntomas de dispepsia las citas en el Hospital Luis ‘Chicho’ Fábrega con el único gastroenterólogo que tienen son lejanas.

‘Si se opta por una endoscopia o una biopsia solo tenemos un patólogo en el Chicho. Para los pasos de colon, necesitamos una colondoscopia y aquí tenemos el mismo problema’, relata el médico.

LOS PROCEDIMIENTOS

Luis Carlos Caballero, director médico del Chicho Fábrega, comparte que pese a esta realidad con los equipos y la falta de personal, todo paciente sospechoso de tiene que atenderse en la provincia.

Al Instituto Oncológico Nacional (ION), de la capital, solo se transfieren los casos que confirmados, para que inicien con los tratamientos, señala Caballero.

El funcionario asegura que la lucha contra el cáncer se está haciendo, pese a la dificultades que acarrean a diario.

Una de medidas, dice Caballero es quitar el precio de las mamografías durante el mes de octubre, por la campaña de la detección temprana del cáncer de mama. Estas cuatro semanas serán gratis, luego de este periodo costará 20 dólares, la mitad de lo que vale en los centros privados.

Pero, al parecer, el precio de la mamografía en los hospitales privados es lo menos costoso en la provincia. ‘A nivel privado, los costos de estos exámenes son elevados y eso hace que el diagnóstico se presente tardíamente’, relata González.

‘Hace falta ginecólogos para realizar los tratamientos de las lesiones del cuello del útero. En estos momentos, la Asociación Nacional Contra el Cáncer (ANCEC) es la única que esta realizando estos tratamientos que detienen el camino hacia el cáncer en los centros de salud y en el hospital de Soná; en el ‘Chicho’ ni en la policlínica hacen estos tratamientos por falta de ginecólogos’.

DIAGNÓSTICOS A MEDIAS

González explicó que en ANCEC se atienden hasta 800 mujeres por año, cifra que sería mayor si la población tomara conciencia de la enfermedad. ‘Todavía hay mucha resistencia, tanto en los hombres como en las mujeres, a realizarse estos exámenes’.

El voluntario manifestó que Veraguas solo hay tres mamógrafos: uno en la policlínica de la CSS, otro en el Chicho y uno en Soná.

Pero las dificultades no terminan allí.

‘Otros problemas son los ultrasonidos que se practican después de las mamografías sospechosas. En las instalaciones del MINSA de la provincia no se realizan ultrasonidos de mamas, solo se hace en la privada solo en la privada’.

LAS NECESIDADES

González enumera las armas para esta guerra contra esta enfermedad.

Lo primero que nos hace falta, dice, son los métodos diagnósticos adecuados en endoscopia, colonoscopia, mamografías y ultrasonidos.

Lo segundo es la contratación del personal de salud: se necesitan radiólogos, colonoscopistas, endoscopistas, colposcopistas y gastroenterólogos.

Lo tercero es realizar algunos tratamientos oncológicos en Veraguas: quimioterapias con previa coordinación con el ION. Ya algunas de nuestras enfermeras de ANCEC han estado capacitándose en estas líneas.

INVERSIONES, PERO EN ESTRUCTURAS

La administración del exministro de Salud, Franklin Vergara, levanta el nuevo ‘Chicho’ Fábrega por 120 millones de dólares. Este centro médico reemplazará al otro que tiene 14 años y que fue proyectado para una vida útil de 30 años y que será derrumbado una vez que comience a funcionar la nueva torre. Paralelo a esta megaobra, el MINSA le inyecta 100 mi dólares a los cuartos de urgencias que derrumbará el otro año.