Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Nacional

Asamblea rechaza citar a Fábrega

PANAMÁ. La aplanadora oficialista en la Asamblea Nacional evitó ayer que el ministro de Gobierno, Jorge Ricardo Fábrega, explicara ante ...

PANAMÁ. La aplanadora oficialista en la Asamblea Nacional evitó ayer que el ministro de Gobierno, Jorge Ricardo Fábrega, explicara ante los diputados, las anomalías en la licitación de comidas para reos y custodios en las cárceles de las provincias de Panamá y Colón.

El diputado del partido Panameñista, Jorge Iván Arrocha, presentó la solicitud para que se citara al ministro Fábrega al pleno de la Asamblea para que respondiera una serie de interrogantes sobre el proceso de licitación. La propuesta tuvo 20 votos en contra y ocho a favor.

Arrocha dijo que la moción fue consensuada entre la bancada panameñista y algunos diputados del Partido Revolucionario Democrático (PRD) y la idea era que el ministro explicara algunos aspectos de la licitación como el periodo de contrato y posible sobrecosto.

El diputado dijo que realizaron un análisis de la licitación comparado con el actual contrato que existe y determinaron que podría haber un sobrecosto de unos 15 millones de dólares al termino de los siete años que esta establece.

El último acto público que se realizó para suministrar comida a los reos fue a finales del 2009 y el contrato se firmó por tres años que concluyen en diciembre de este año. Actualmente, el Estado paga 2 dólares con 50 centésimos por las tres comidas que reciben los privados de libertad en las cárceles de La Joya y La Joyita y 2 dólares con 75 centésimos en el resto de los penales de Panamá y Colón.

Ahora, el Ministerio de Gobierno estableció el precio de referencia de 3 dólares con 15 centésimos. Por los siete años que establece el pliego de cargo, el Estado terminaría pagando 101 millones 633 mil 301 dólares.

El periodo del contrato también fue cuestionado por el diputado Arrocha. ¿Por qué no se hace una licitación por un periodo de tres y cuatro años?, se preguntó.

‘Lo que busca el Gobierno es beneficiar a un empresario con un contrato que vencería, incluso, después de la próxima administración gubernamental’, dijo.

Pero no es todo. El pliego de cargo de la licitación establece que las empresas deben tener experiencia en cocinar en los centros penales.

Para Arrocha, esto no solo excluye a las empresas nacionales, porque en el país nunca se ha dado esta modalidad, sino que también es innecesario porque lo que requieren las empresas es una buena logística para llevar la comida a los centros carcelarios.

Con este requisito lo que se busca es beneficiar a una empresa extranjera, sentenció.

A pesar de que se intentó buscar la versión del ministro Fábrega no fue posible.

Aunque el contrato estable ce que es para Panamá y Colón, el pliego de cargo deja la posibilidad de que se extienda a las cárceles de otras provincias.