02 de Oct de 2022

Nacional

‘Lo que deseo es comer’, Cruz Gómez

PANAMÁ. Con abrazos y sonrisas, la guardia permanentes del Cuerpo de Bomberos de Panamá (CBP) y las autoridades de la entidad sellaron a...

PANAMÁ. Con abrazos y sonrisas, la guardia permanentes del Cuerpo de Bomberos de Panamá (CBP) y las autoridades de la entidad sellaron ayer a las 3:00 de la tarde un acuerdo que puso fin a siete días de protestas de los camisas rojas.

El primer punto del acuerdo estableció el reintegro del teniente Cruz Gómez, destituido el pasado jueves en medio de una huelga de hambre como parte de las medidas de protesta.

Además, la no represalia en contra de los bomberos que participaron en las protestas que incluyó cierre parcial de la avenida Cuba, frente al cuartel Ricardo Arango, donde quedan las oficinas principales del CBP.

Los bomberos en protesta, por su parte, levantaron todas las medidas de manifestaciones. En el acuerdo también se estableció el inicio de las negociaciones, el próximo martes, de los aspectos que reclaman los bomberos, como la homologación salarial y mejorar las condiciones de los cuarteles.

Por último, el CBP pide disculpas a la ciudadanía por los inconvenientes.

Después de la firma del acuerdo, el director de la entidad, Pablo Tuñón, se abrazó con los dirigentes de la Asociación de Bomberos de Panamá que lideraron las protestas, como Cruz Gómez y Gabriel Ghomez.

El acuerdo lleva la firma de Tuñón, Ghomez y el cura Eusebio Muñoz, quien fungió como mediador.

Para Tuñón no hubo ‘vencedores ni vencidos’, sino una conversación para encontrar los puntos de encuentro para solucionar los problemas.

Gabriel Ghomez dijo que lo importante es que se entra en un proceso de negociación que ‘veníamos solicitando para buscarle una solución a nuestras peticiones’. En total son 13 aspectos que los bomberos y las autoridades entrarán a analizar desde el próximo martes.

Cruz Gómez manifestó su satisfacción por el acuerdo. Dijo sentirse bien, a pesar de los siete días de huelga de hambre. ‘Lo que deseo es comer’, recalcó.

Los bomberos se abrazaron y oraron. Todo volvió a la tranquilidad en el cuartel Central.