26 de Sep de 2022

Nacional

Los pacificadores de las zonas rojas

PENONOMÉ. Los penonomeños han emprendido una lucha digna de imitar en otras partes del país: llevar el mensaje divino a la juventud que ...

PENONOMÉ. Los penonomeños han emprendido una lucha digna de imitar en otras partes del país: llevar el mensaje divino a la juventud que vive en zonas consideradas de alta peligrosidad.

La tarea la realizan miembros de la Asociación de Pastores Evangélicos Capellanes Unidos de las Américas, sacerdotes y 70 profesionales de diversas ramas residentes de esta provincia.

Lo anterior se complementa con las jornadas educativas y espirituales de la Policía cristiana.

José Serrano, superintendente de los capellanes, compartió que se extenderá esta labor en otras comunidades como Penonomé, Antón, Olá, Río Hato y Natá, con alta incidencia en actos violentos.

Las jornadas son así. En la mañana se recorren las residencias del pueblo, para invitar a los moradores a una reunión en la casa comunal. En este caso, la casa fue remozada una semana antes por los capellanes. Se habilitaron espacios para juegos de los niños.

A los jóvenes se les convocó para el medio día. Los adolescentes se mostraron atentos a las exposiciones sobre los daños a la salud de las drogas lícitas y las de uso prohibido, de las modas y de estilos de vida no saludables.

La alimentación no pudo faltar. Otro grupo se dedicó a la preparación de la sopa. ‘El almuerzo fue el momento de gran confraternidad, nos abrió el camino para entrar en la etapa del mensaje de paz y de la reconciliación espiritual’, compartió un voluntario.

Al final de la jornada, Serrano confirmó que la respuesta de la comunidad fue positiva. ‘Apenas hemos comenzado y ellos mismos quieren que continuemos’, concluye.