Temas Especiales

20 de May de 2022

Nacional

Mayorga: ‘no hay duda... esto es un ataque político’

PANAMÁ. Chame, el distrito más paradisíaco de Panamá Oeste, amaneció este viernes con una noticia que asombró a muchos: Euclides Mayorga...

PANAMÁ. Chame, el distrito más paradisíaco de Panamá Oeste, amaneció este viernes con una noticia que asombró a muchos: Euclides Mayorga Lorenzo, su cinco veces alcalde, y quien juró que jamás alguien lo sacaría de ahí, ya no lo es.

Sus días en la comuna chamera parecen haber llegado a su fin con dos órdenes emitidas ayer por el Segundo Tribunal Superior de Justicia y la Gobernación de Panamá, que lo separan del cargo y le confirman una pena de tres años de prisión por concusión (cobro de coimas).

Ambas decisiones fueron tomadas y ejecutadas ayer mismo, veintiún días después de que Mayorga renunciara al partido de gobierno, Cambio Democrático, para regresar cual hijo pródigo al Panameñista.

Es el panorama verticalmente opuesto al que saboreó apenas le dijo ‘sí’ al oficialismo: seis días después de inscribirse en el oficialismo (el 18 de agosto de 2011), fue absuelto de un proceso por peculado.

CASO, PROCESO Y DECISIÓN

Ayer, mediante el Oficio 384, el juez segundo de lo penal de La Chorrera, Ricardo Mazza Moreno, confirmó a la gobernadora Mayín Correra a las 2:30 p.m. que el Segundo Tribunal Superior de Justicia había avalado la sentencia que le cargó a Mayorga el 10 de febrero de 2012 en un caso de cobro de coimas por el traspaso de terrenos municipales en El Lirio de Bejuco, en 2009.

La denuncia había sido interpuesta por la ciudadana María Lina Degracia, quien sostenía que a través de un abogado, el alcalde pretendía el pago de los trámites para la compra-venta.

Fuentes judiciales dijeron a La Estrella que el magistrado de Descongestión Judicial, Enrique Mon, giró la decisión, en respuesta a una apelación interpuesta por la defensa de Mayorga en mayo pasado. Ese mismo juez ordenó la ‘inmediata’ separación del alcalde.

Poco después Correa —acérrima defensora del gobierno— notificó al alcalde suplente José Pastor Solís, de que la inmediata separación de Mayorga le permitía tomar posesión de la Alcaldía.

EL RETORNO DE CAMBIO DEMOCRÁTICO AL PODER

Solís asumió el cargo a la velocidad de la luz, ante la jueza Municipal de Chame, Ana Teresa de Guillén. A las 5:00 p.m. de ayer era oficialmente el sucesor de Mayorga. ‘Las cosas se harán bien rectas’, prometió.

La asunción de Solís significaría el retorno de Cambio Democrático (CD) al poder de Chame. ‘Siempre lo he sido’, reconoció.

El nuevo alcalde llegaría a completar una mayoría que desde hace meses se hacía sentir en el concejo chamero: diez de los once ediles también están en CD. Pero, por ironías de la vida (y de la política), cuestionan recurrentemente a Mayorga por su forma de llevar la entidad municipal.

En el otro polo de la realidad, el alcalde asegura que la decisión del Segundo Tribunal Superior de Justicia no es más que un ‘ataque político’ por su decisión de volver al panameñismo.

‘No hay duda... en esto hay todo político’, respondió, aunque luego pasó a un tono esquivante.

Mayorga dice no querer hablar mucho hasta llevar a la última consecuencia el caso. Sus abogados preparan un recurso de casación que el pleno de la Corte Suprema de Justicia (dominado por cinco magistrados nombrados por el gobierno del CD) deberán resolver.

El alcalde argumenta que con presentar la solicitud de casación —la última instancia de apelación del sistema de justicia panameño— se suspendería la orden del Segundo Tribunal Superior de Justicia, lo que cree que le permitirá seguir gobernando en Chame.

¿EL FIN DE LA MONARQUÍA MAYORGA?

Si presentara el recurso de casación y la Corte lo negara, Mayorga no podría correr para las elecciones de mayo de 2014, porque estaría en prisión. Ese panorama echaría abajo sus intenciones de ser el próximo diputado del circuito uninominal 8-2 (Chame y Capira), cargo que pretendía disputarse con su excopartidario y ahora principal detractor, el diputado de CD José María Herrera.

El oficio del judicial imposibilita a Mayorga a ejercer cargos públicos por tres años, inmediatamente después de cumplida la condena de prisión.

Eso pondría fin —al menos momentáneamente— a la carrera política de Mayorga, ininterrumpida por 35 años, y que comenzó como representante de Bejuco.